OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Diente de león Por: Fina Ferrara Herbolaria y saludLunes, 14 de Diciembre de 2020 02:00 a.m.

Una maleza muy común que crece en los jardines y en las orillas de caminos.

De pequeños, seguro muchos de nosotros jugamos con las semillas del Diente de león, soplando y haciéndolas volar por todo el jardín. No podíamos siquiera imaginarnos que esta planta tan divertida y común, podría traer tantos beneficios a nuestra salud. 

El Diente de león (Taraxacum officinale) es una maleza nativa de Europa, pero actualmente distribuida en todo el mundo, muy común en los jardines, sobre el césped y en orillas de caminos. 

Se utiliza comúnmente para limpiar el hígado y la vesícula, como diurético, mineralizante, para candidiasis digestiva y como un tónico pancreático. Debido al efecto estimulante del diente de león sobre las células pancreáticas, es de gran utilidad como apoyo en el control de la glucosa sanguínea y sobretodo en la prevención de la diabetes.  

La denominación de diente de león hace alusión a la forma de sus hojas recortadas en forma de dientes agudos y curvos. En cambio, el término Taraxacum (´yo remuevo´) hace honor a sus virtudes laxantes. 

Los primeros indicios acerca del uso medicinal de esta planta se remontan recién al siglo XI a través de escritos médicos árabes; y en la edad media no existía tratado medicinal que no citara al diente de león. Ya en el siglo XVI era ampliamente utilizado en Europa para tratar problemas hepáticos y como diurético. 

Las hojas tienen una actividad diurética y colerética (estimulante de la vesícula y la producción de bilis), en tanto la raíz ejerce una acción estimulante de las funciones del hígado. Es aperitiva si se utiliza antes de los alimentos y digestiva si se utiliza con o después de los alimentos. También posee una acción laxante suave por lo que es de gran utilidad para las personas con necesidad de uso de laxantes.

También son de importancia los estudios realizados en cuanto a la actividad antitumoral, inmunomoduladora y antiinflamatoria del Diente de león. Es considerado como una de las mejoras plantas drenadoras, ya que ejerce efectos diuréticos, laxantes, colagogos (estimula el flujo de la bilis) y coleréticos hepáticos. La infusión de la raíz es utilizada en casos de cálculos biliares, estadios iniciales de cirrosis y hepatitis. 

Tomar diente de león no presenta problemas tóxicos durante el embarazo. Les dejo aquí una receta refrescante que se puede utilizar durante el embarazo y fuera de éste como mineralizante y tónico general. 

Hervir un litro de agua. Agregar 2 cucharadas de hojas de ortiga, 2 cucharadas de diente de león y ½ taza de flor de Jamaica. Reposar de 20 a 30 minutos. Colar y endulzar de preferencia con Aguamiel de Maguey, ya que posee también propiedades mineralizantes. Tómese frío o a discreción. Esta bebida previene descalcificación, retención de líquidos, así como alta presión durante el embarazo. 

OpenA