icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Diamante ‘sangriento’Domingo, 2 de Junio de 2019 00:00 a.m.

El terreno de juego es sagrado para el pelotero, es su base en donde finca todos sus esfuerzos y esperanzas, es el lugar de trabajo previo a la acción que se busca en el terreno, para hacer contacto con la bola (el bateador), y el pitcher para mostrar la perfección de sus facultades que como lanzador, buscará dominar al contrario.

Ambas acciones conllevan concentración, poder, entrega, dedicación, perseverancia, persistencia tenacidad, y muchas cualidades más, que ambas partes (pitcher y bateador) exhiben en el sagrado terreno de juego.

Solamente una persona está por encima del esfuerzo a desarrollar y que marca la pauta como autoridad: el ‘ampáyer’.

Todo lo que desarrolla el jugador implica un esfuerzo que lo pone en riesgo en otras acciones, mismas que lo obligan a trabajar lo más perfecto posible, pero su riesgo de lesiones no se elimina y éstas se pueden provocar en cualquier momento, manchando de sangre el pentágono o la ‘lomita’ de pitcheo con el golpe recibido.

Tal es el caso de los siguientes jugadores que le invito a conocer, para que vea usted que este trabajo además de no ser nada fácil, es sumamente peligroso, y a veces hasta mortal.

Después de ver las trágicas imágenes en las que el pitcher cubano de los Rojos de Cincinnati, Aroldis Chapman, cae desplomado tras recibir un pelotazo en el rostro, mucha gente se ha preguntado cuántos peloteros han fallecido luego de ser golpeados por una pelota.

PELOTEROS MUERTOS EN EL TERRENO DE JUEGO

La respuesta es rápida y clara: Ray Chapman, parador en corto de los Indios de Cleveland, es el único pelotero en la historia que ha fallecido tras recibir un pelotazo y sucedió en 1920. Cuando estaba parado en la caja de bateo, Ray Chapman fue golpeado en la cabeza por un lanzamiento de Carl Mays, pitcher de los Yanquis de Nueva York, y tras ser trasladado al hospital murió 12 horas después. Hay otros casos de muertes en un terreno de juego como el del ampáyer John McSherry, quien falleció luego de sufrir un ataque al corazón en pleno juego inaugural de la Temporada 1996 en Cincinnati.

OTROS LESIONADOS

En 2007 murió Mike Coolbaugh, coach de los Drillers de Tulsa, equipo sucursal AA de los Rockies de Colorado, tras ser golpeado en la cabeza por una fuerte línea de foul salida del bat de un pelotero de su equipo. 

Jason Heyward – Bravos de Atlanta. En agosto de 2013, Jason Heyward, recibió un pelotazo en la mandíbula por una recta de 90 millas por hora, lanzada por Jonathon Niese, pitcher de New York Mets. Heyward fue llevado al hospital y hoy en día utiliza un casco especial que protege su mandíbula.

Jean Segura - Arizona Diamondbacks. En mayo de 2016, Jean Segura pasó un susto luego de un espantoso pelotazo en su cabeza, de parte del serpentinero Arquímedes Caminero, de los Piratas de Pittsburgh, la recta fue de 96 millas por hora. Minutos de tensión se vivieron en el PNC Park de Pittsburgh porque el segunda base no se movió luego del impacto.

Giancarlo Stanton - Miami Marlins. En septiembre de 2014, el toletero Giancarlo Stanton recibió un brutal pelotazo en el rostro por parte del tirador Mike Fiers de los Milwaukee Brewers. Stanton cayó al suelo ante la mirada de Fiers que se llevó sus manos a la cabeza. El jardinero de los Marlins sufrió fracturas en la cara y pérdida de varios dientes.

Alex Cobb - Tampa Bay Rays. En junio de 2013, el lanzador derecho Alex Cobb recibió un fuerte golpe en la cabeza tras un batazo conectado por Eric Hosmer de los Kansas City Royals. La pelota, que impactó en su oreja derecha, salió a una velocidad de 102 millas por hora.

Usted como aficionado, quiere acción en los partidos y para eso paga, solamente le pido un favor, Cuando vaya a disfrutar del béisbol profesional, mantenga los ojos bien abiertos. No pierda de vista la pelota.

El pitcher hoy más que nunca debe de ser preparado profunda y concienzudamente, ya que se deposita en sus manos la vida de los bateadores.

Pretender que todo es juego en el beisbol no es posible. El jugador con toda una vida de trabajo, termina –si lo logra– con un final aparentemente feliz en lo económico, aunque a veces su retiro sea prematuro por motivo de algunas de las lesiones, como algunos de los jugadores que le he comentado. A fin de cuentas aquí sí, son COSAS DEL BEISBOL.


OpenA