OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Derechos de los menores a participar en juicios Por: Manuel Jezzini Martínez Asesoría LegalMiércoles, 20 de Enero de 2021 00:00 a.m.

Los asuntos relativos a cuestiones familiares hoy en día han inundado los tribunales, día a día se reciben un gran número de demandas relativas a convivencias, demandas solicitando el cambio de la guarda y custodia, demandas sobre pérdida de patria potestad, demandas que tienen que ver con pensiones alimenticias y muchas otras solicitudes que tienen en gran medida un común denominador: los menores de edad.

Anteriormente, los menores de edad no eran tomados en cuenta al momento de que sus padres ejercían este tipo de acciones legales, inclusive el juez, en caso de escuchar el testimonio de un menor de edad, podía simplemente no otorgarle ningún valor; sin embargo, ello en nuestro actual contexto ha cambiado y los menores cada vez toman un papel más protagónico en este tipo de procedimientos legales que se realizan en donde están involucrados sus derechos.

Debe señalarse que la Suprema Corte a través de su Primera Sala al resolver diversos amparos directos en revisión (2479/2012, 2618/2013, 386/2013, 266/2014 y 648/2014) estableció diversos lineamientos que deben seguirse en los procedimientos judiciales en donde se vean afectados los derechos de los menores.

Para comenzar, es importante establecer que el derecho de los menores a participar en los procedimientos judiciales que afecten sus derechos está regulado expresamente en el artículo 12 de la Convención sobre los Derechos del Niño y también por el artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, dicho derecho de los menores comprende dos elementos a saber: a) que los niños sean escuchados; y b) que sus opiniones sean tomadas en cuenta, en función de su edad y madurez. 

Ahora bien, la participación de los niños en los juicios tiene un doble objetivo, siendo estos lograr el efectivo ejercicio de sus derechos y, a la vez, permitir que el juzgador se allegue de todos los elementos que necesite para forjar su convicción respecto de un determinado asunto, lo que resulta fundamental para una debida tutela del interés superior de la infancia. 

Los lineamientos establecidos por la Suprema Corte que deben observarse para la participación de niñas y niños dentro de cualquier procedimiento jurisdiccional que pueda afectar su esfera jurídica son: 

1. Para la admisión de la prueba debe considerarse que (a) la edad biológica de los niños no es el criterio determinante para llegar a una decisión respecto a su participación dentro de un procedimiento jurisdiccional, sino su madurez; es decir, su capacidad de comprender el asunto, sus consecuencias y de formarse un juicio o criterio propio; (b) debe evitarse la práctica desconsiderada del ejercicio de este derecho, y (c) debe evitarse entrevistar a los niños en más ocasiones de las necesarias.

2. Para preparar la entrevista en la que participarán, se requiere que sean informados en un lenguaje accesible y amigable sobre el procedimiento y su derecho a participar, y que se garantice que su participación es voluntaria.

3. Para el desahogo de la prueba, la declaración del niño debe llevarse a cabo en una diligencia seguida en forma de entrevista o conversación, la cual debe cumplir con los siguientes requisitos: (a) es conveniente que previamente a la entrevista el juzgador se reúna con un especialista en temas de niñez, ya sea psiquiatra o psicólogo; (b) la entrevista debe desarrollarse, en la medida de lo posible, en un lugar que no represente un ambiente hostil para el niño; (c) además de estar presentes el juzgador o funcionario que tome la decisión, durante la diligencia deben comparecer el especialista en temas de niñez que se haya reunido con el juzgador, y siempre que el niño lo solicite o se estime conveniente para proteger su superior interés, una persona de su confianza, siempre que ello no genere un conflicto de intereses; (d) en la medida de lo posible, debe registrarse la declaración o testimonio de las niñas y niños íntegramente, ya sea mediante la transcripción de toda la diligencia o con los medios tecnológicos al alcance del juzgado o tribunal que permitan el registro del audio.

4. Los niños deben intervenir directamente en las entrevistas, sin que ello implique que no puedan tener representación durante el juicio, la cual recaerá en quienes legalmente estén llamados a ejercerla, salvo que se genere un conflicto de intereses, en cuyo caso debe analizarse la necesidad de nombrar un tutor interino.

5. Debe consultarse a los niños sobre la confidencialidad de sus declaraciones, aunque la decisión final sea del juzgador, para evitarles algún conflicto que pueda afectar su salud mental o, en general, su bienestar.

Dichos lineamientos establecidos en la Jurisprudencia 11/2017 son obligatorios para todos los juzgadores que tengan en sus tribunales algún asunto en donde se puedan ver afectados los derechos de los menores.

OpenA