icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿De dónde vienen los gitanos?Domingo, 24 de Enero de 2016 00:25 a.m.
En cierta época, el pueblo gitano, su historia, su hablar y su cultura despertó en mí una gran curiosidad que, por esos ventarrones de la vida, poco a poco se fue apagando. Un afortunado encuentro con el señor Hugo Salinas Price, en el que hemos hablado largo y tendido sobre el tema y además me ha llevado a lecturas por él recomendadas, ha sacado del letargo a esa curiosidad y he retomado un asunto que había dejado pendiente… ¿de dónde vienen los gitanos?

Misteriosa y fascinante es la historia de este pueblo errante que hace muchos siglos, inició un viaje que parece no tener final. Su origen primero es un enigma que ha quitado el sueño a no pocos investigadores, pero poco a poco parece que se va armando este complicado rompecabezas.

Cuando ya tenían siglos asentados en diferentes países europeos, sucedió que en cierto momento del Siglo XVIII, llegaron a Hungría unos estudiantes de la India y Stefan Valyi, que tuvo contacto con ellos, cayó en cuenta de que muchas de sus palabras se parecían a las que hablaban sus vecinos gitanos. Esto dio pie para, mediante estudios comparativos, concluir que había un parentesco entre el romaní, lengua hablada por los gitanos y lenguas habladas en la India. A manera de ejemplo, para decir ‘nosotros’ en romaní se dice ‘amé’, en hindi ‘ame’ y en sánscrito ‘asme’; ‘oreja’ en romaní es ‘kan’, en hindi ‘kan’ y en sánscrito ‘karna’. Tras este hallazgo, se dio por hecho que los gitanos eran un pueblo hindú que, por razones ya olvidadas huyeron de su país allá por el Siglo X y empezaron su peregrinar por Europa, Asia y luego el mundo.

Algunos investigadores modernos, entre ellos Sándor Avraham, defienden que algo no cuadra en esta historia y es el hecho de que los mitos y creencias de los gitanos, ahí donde se guarda la memoria más vieja, no tienen relación con los de los hindúes, en cambio, son afines a los del pueblo hebreo. Muchos son los argumentos que dan, pero aquí sólo mencionaré uno.

Una fiesta tradicional entre los gitanos es la que llaman Ihtimya. Ese día todos los que tienen un primogénito varón deben buscar un gallo, matarlo en la mañana y esparcir la sangre alrededor de toda la puerta de la casa. Este es, según su creencia, un precepto que les dejó Debel (Dios) y les advirtió que si no lo hacían, castigaría toda casa donde un niño varón hubiera nacido.

El agudo lector ya habrá descubierto el paralelismo que hay entre este mito y lo que se cuenta en el Viejo Testamento, cuando Dios, buscando liberar de la esclavitud al pueblo hebreo, envió plagas a Egipto y en una de ellas, pidió a los hebreos que pintaran los dinteles de las puertas de sus casa con sangre animal, porque el ángel de la muerte pasaría y mataría a los primogénitos de las casa que no tuvieran esa marca.

Esta y otras coincidencias que ligan la memoria gitana con la de los hebreos, lleva a pensar que son los gitanos descendientes de los israelitas. De ser así, los rom, nombre con que se autodenominan, habrían salido de Egipto cuando fueron liberados, vivieron unos años de paz en Cannán, la tierra prometida, hasta que fueron invadidos por los asirios allá por el año 800 a.C. En este episodio, diez de las tribus de Israel se dispersaron y ya no se supo más de ellas; si los rom fueron parte de este grupo, ellos emigrarían a tierras de la India en donde al paso de los años olvidarían su lengua, pero no las raíces de sus creencias. Es muy probable que las agresivas invasiones musulmanas a estas tierras asiáticas, fueran la causa de su huida, iniciando así ese largo viaje que aún no ha terminado.

De ser así, no estarían mintiendo los rom cuando se presentaron en España como llegados de Egipto, y por eso los llamaron egiptanos, después giptanos para al final quedar en gitanos.
OpenA