icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿De dónde viene la palabra gringo?Domingo, 20 de Septiembre de 2015 01:49 a.m.
Gringos, así llamamos en México a nuestros vecinos del norte, en particular a los anglosajones. Tenemos con ellos una vecindad que ha marcado nuestra historia y ha disminuido nuestra geografía. De ahí, una de las expresiones populares con las que tratamos de justificar nuestras frustraciones como país: ‘‘¡Pobrecito de México, tan lejos de Dios y tan cerca de los gringos!’’.

Pero, ¿por qué los llamamos gringos? Muy difundida es la explicación de que esta voz nació en el Siglo XIX, durante la invasión estadounidense a México. De esta  hipótesis, hay diferentes versiones. Una dice que durante la guerra México–Norteamericana (1846–1848) los soldados que invadieron el territorio nacional, cantaban una canción llamada ‘‘Verdes crecen las lilas’’, en inglés Green Grow the Lilacs. Tanto la cantaban los del norte que, los mexicanos, que somos buenos para eso de los apodos, pronto usamos el sonido green grow’ para referirnos a ellos.

En otra versión, quizá la más popular, se afirma que cuando los soldados norteamericanos invadieron México, estos portaban un uniforme verde. Los mexicanos, en un mal inglés, les gritaban ¡green go home!, tratando de decir: ‘‘¡verdes, váyanse a su casa!’’. De ahí la palabra gringo.

Si dabas por cierta alguna de estas explicaciones, déjame decirte que está plenamente demostrado que son falsas. La palabra gringo es de origen español y ya está documentada desde el Siglo XVIII, muchos años antes de la guerra en la que supuestamente nació. Aparece en el Diccionario Castellano con las voces de ciencias y artes (1787), compilado por el padre Esteban de Terreros y Pando. Ahí dice: ‘‘Gringos: llaman en Málaga a los estranjeros (sic) que tienen cierta especie de acento, que los priva de una locución fácil y natural Castellana; y en Madrid dan el mismo, y por la misma causa con particularidad a los irlandeses’’.
Si aún tienes dudas, échale un ojo al siguiente texto español de 1840 (anterior a la guerra México–EUA), aparece en El pelo de la dehesa, novela de Manuel Bretón de los Herreros. Esto descarta cualquier idea de un origen mexicano:

-¿Qué entiendo yo de bodegas, y de abonar el terreno, y si se mide el centeno por varas o por fanegas?

-¿Qué entiendo yo de elegancia, y de ese tono de aquí, ni qué me importan a mí los figurines de Francia?

-De la barra y la pelota yo el mérito no distingo.

-Ni yo de óperas en gringo, donde no cantan la jota.

Todo indica que gringo, es una deformación de la palabra griego (griego> grigo> gringo). Evidencia de esta hipótesis la encontré en Universal Vocabulario en latín y Romance, que Alfonso Palencia escribió en 1490. En una definición se usa la palabra grigo por griego: ‘‘Suppedaneum: es escabelo que esta so el pie. En grigo se dize hipodion’’.

Por otro lado, para referirse a algo incomprensible, se decía indistintamente que estaba en gringo o que estaba en griego. Es muy sugerente el antiguo proverbio latino ‘‘graecum est; non potest legi’’, que significa ‘‘está en griego y no puede ser leído’’. Además, una palabra relacionada es greguería, que significa ‘‘gritería confusa’’.

Con estas evidencias, podemos asegurar que la voz gringo nació en España, es una deformación de griego y se aplicó a quien hablaba una lengua incomprensible, en particular a ingleses e irlandeses. Cuando Estados Unidos invadió México, la palabra brotó de la memoria popular y a los invasores que hablaban con una lengua ‘‘extraña’’, los llamaron gringos.

Uno nunca sabe la repercusión de no estudiar idiomas. Si a aquellos soldados que nos invadieron les hubieran dado cursos de español, nuestros antepasados los hubieran entendido y quizá nunca los hubieran llamado gringos.
OpenA