OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Cuántos cafés más?Por: Susana López Reséndez No es de LocosJueves, 11 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

Se cría con la idea de que existe una necesidad de encontrar pareja… entonces la mujer será plena.

Hace un par de semanas, fui a un café y no pude evitar escuchar una conversación entre dos chicas que hablaban sobre sus experiencias con chicos y como ellas se cuestionaban una y otra  vez si ellas habían hecho algo mal, si estaban exagerando, si no habían hecho suficiente porque la relación no acabara como acabó. Estar en pareja es un deseo sumamente válido y saludable.

Sin embargo, me quedé pensando, ¿cuantos cafés se pagan a lo largo de la vida para hablar repetidamente sobre las relaciones? Evidentemente no es que sea prohibido, ni exista algo de malo, sino más bien, en nuestra sociedad, ¿por qué se le da tantísimo peso al hecho de ‘tener’ una pareja? Y no se parte de la idea de ‘estar’ con alguien.

La reflexión va un poco en el sentido de recalibrar, el peso que se le da al valor de la persona individual en relación a sí se tiene o no pareja. ¿Por qué no dedicar tiempo y esfuerzo a hablar sobre ideas, proyectos, temas personales ó políticos en una reunión?.

  También va en el sentido de replantearnos con cuánta importancia se cría y la misma sociedad confirma que una mujer necesita a un hombre, una familia; en su vida para entonces, ser completa. Si bien, desde la infancia, culturalmente hablando, en Latinoamérica, el vínculo madre-hija funciona como duplicador de la mujer-madre es decir, crece con la idea de ser madre y todas las habilidades que van alrededor de ella, sin embargo el vínculo madre-hijo se perpetúa ahí. 

El hombre crece encapsulado en su rol de hijo, y entonces ¿cuándo se convierte en hombre? Es decir, se cría con la idea de que existe una necesidad primordial primeramente, de encontrar pareja y en segundo, de formar una familia y que cuando se llegue a perpetuar lo dicho… entonces la mujer será plena.

Ya lo decía Simone de Beauvoir “El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”. 

Cada quien es libre de interpretar la frase como la comprenda, en este sentido, pareciera que es una invitación a cuestionarnos desde dónde es que surge este deseo o ¿necesidad? de establecer relaciones.

Si bien, poco a poco se ha ido replanteado esta manera de entendernos como mujeres, la cuestión aquí es desde dónde se vuelca el poder y valor de la mujer. Como decía una paciente: “sufrir por hombres ya es muy vintage”. 

Hace falta generar más conciencia en que pasar un San Valentín soltera está bien y es igual de importante hablar de las ideas, creencias, crisis existenciales y deseos personales de una mujer. Porque #noesdelocos entender la diferencia entre ‘tener’ y ‘estar’ en pareja, #noesdelocos dedicar más cafés a compartir ideas, sueños, proyectos y por último, #noesdelocos dejar de criar hijas cuyo único propósito en la vida sea conseguir a un hombre que provea por ella, silenciando sus capacidades, deseos y fuerzas.

OpenA