icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Cuánto vale realmente un dólar y un peso? Lunes, 25 de Marzo de 2019 00:58 a.m.

La semana pasada, el empresario Hugo Salinas Price publicó un estupendo artículo en inglés en su portal Plata.com.mx, sobre el nacimiento de los originales dólares de plata, muy apreciados en su época y después atesorados cuando la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos comenzó a emitir los dólares de papel a principios del Siglo XX. Esta historia nos deja ver el verdadero valor del dinero fiat (de papel o digital, sin respaldo) frente al oro, el rey de los metales.

El dólar de plata estadounidense se basó en los “reales de ocho” españoles acuñados en la Casa de la Moneda Real de la Ciudad de México, cuando estaba bajo dominio del Imperio Español. En 1776, no había casa de moneda en las 13 colonias norteamericanas que habrían de independizarse del Reino Unido, por lo que los primeros dólares se acuñaron en México, y tenían 0.774 onzas de plata pura.

En aquella época, eran necesarias 16 onzas de plata para convertirlas o cambiarlas por una de oro. Es decir, por mucho tiempo el precio oficial del oro fue de $20.67 dólares de plata. Esto fue así por casi 140 años.

En 1914, la recién creada Fed comenzó a emitir los billetes de un dólar, y la gente comenzó a usarlos en lugar de los dólares de plata porque valoraban más éstos que a los de papel, como por cierto lo establece la llamada “Ley de Gresham” que, en esencia, dice que cuando dos “dineros” circulan, la gente tenderá a gastar el de menor calidad y a ahorrar aquel cuya calidad se superior. “Así comenzó la desaparición de los dólares de plata del uso diario en los Estados Unidos”, cuenta don Hugo Salinas, y podríamos decir que dejó de usarse el dinero de verdad, pues una ‘nota’ (billete) emitida por la Reserva Federal es solamente una promesa de pago, una forma de deuda.

Pero, ¿por qué comenzaron a circular los billetes de papel? La razón es que en 1907 un colapso bancario en Nueva York por el pecado que suelen cometer los banqueros: prestar mucho y pedir prestado. Después de este episodio, los principales prestamistas de Nueva York se reunieron para idear un plan para evitar crisis futuras y se les ocurrió crear una “Reserva Federal”, un nuevo banco central para rescatar a los bancos privados en problemas. 

“No hay nada de ‘federal’ en la Reserva Federal. Es una corporación privada formada por grandes bancos, que son los accionistas”, comenta Salinas Price.

Desde entonces, el dólar ha ido perdiendo valor frente al oro. Entre 1913 y 1933, un dólar de la Fed compraba 0.0484 onzas de oro. Entre 1934 y 1971 compraba 0.0286 onzas y entre 1971 y 2019 cayó el poder de compra del billete hasta 0.000769 onzas de oro.

¿Qué nos dice esta historia? Que la Fed fue creada por los bancos para romper las reglas y prestar ilimitadamente y tener ganancias también ilimitadas. Desde entonces la Fed está atrapada en esta trampa, por eso no puede dejar de crear más dólares, pese a las promesas de Jerome Powell de subir las tasas y reducir su enorme hoja de balance. Ambas acciones ya quedaron en pausa, si no es que archivadas, para tratar de mantener en pie la endeble economía inflada de deuda.

 La corrupción monetaria de la Fed y los bancos continuará, para mala suerte de Estados Unidos y el mundo. El único desenlace es que el dólar de la Fed siga tendiendo aceleradamente hacia su verdadero valor: 0.0000000 onzas de oro, tendencia que se confirma con los datos señalados arriba. ¿Y el peso? Sería mejor ni decir: un peso vale 0.00004 oz. de oro… y cayendo.


OpenA