icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
´Cuando llueve y hace sol, sale el arco del Señor´Domingo, 28 de Junio de 2015 01:04 a.m.
Cuando coinciden lluvia y sol, suele dibujarse en el cielo un arco multicolor. Hoy, la física nos devela cabalmente los mecanismos naturales que producen este fenómeno, pero nuestros antepasados que no tuvieron tal suerte, para explicarlo tuvieron que recurrir al pensamiento mágico:

Entre los griegos, el arco era la manifestación de Iris, una diosa mensajera entre el cielo y la tierra. En la Biblia, se le da como señal del pacto que Jehová hizo con la Tierra para jamás destruir la carne que habita sobre ella mediante un diluvio. En "La epopeya de Giglamesh", narración sumeria, se cita a Ishtar, una diosa que recibe como regalo de su padre Anu, un "collar de grandes joyas" –el arcoiris –, y declara guardar en él la memoria de los días de la gran inundación que destruyó a su pueblo.

Así, por doquier, abundan leyendas, creencias, supersticiones y nombres que asocian al arcoíris con el poder de alguna deidad. Según tiempo y región, se le ha conocido por muchos nombres: "arco de la vieja", "arco de san Juan", "arco de Santiago", "arco de Venus", "arco de la Virgen", entre muchos otros. El nombre Iris, tiene origen en la voz antigua *wei `doblar, torcer´, que así es un arco, una línea torcida. De modo que, en griego, yris es llanamente `arco´ y sería después que pasó a nombrar a la deidad asociada al arco del cielo.

En castellano antiguo, predominaron los nombres "arco del Señor" o "arco del cielo", aunque popularmente, por influencia griega lo llamaban "iris", no muy bien visto por la comunidad religiosa porque se asociaba con creencias paganas. Con el tiempo, se olvidó que iris significaba `arco´ y se asoció su significado a los colores, entonces se empezó a decir "arco iris", que hoy incluso puede escribirse como una sola palabra: "arcoíris". Curioso que, tomando en cuenta el origen, al decir arcoíris estamos diciendo  "arco-arco", pero así de "bromista"es el lenguaje.

Otra leyenda interesante, es la que nos dejó Newton, al considerar que el arcoíris está formado por siete colores. Aunque era un gran científico, no pudo escapar del influjo esotérico de este número. Si había siete notas musicales, siete astros conocidos en su tiempo y de ahí siete días de la semana; ese significativo guarismo debería aparecer en el arcoíris y, forzando las cosas, definió los siete colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta; creencia muy extendida, aunque hoy ya sabemos que no es así, en realidad el espectro es un continuo en el que no podemos poner fronteras entre un color y otro.

En el lenguaje coloquial, se han acuñado muchos refranes que involucran al arco del cielo, casi siempre relacionados a observaciones meteorológicas: "Arco de Levante, labra y no te espantes; arco de Poniente, coge el arado y vente", "arco iris por la tarde, por la mañana aire", "arco por la mañana, por la tarde agua", "arco a la serena, buena noche espera" y "cuando llueve y hace sol, sale el arco del Señor".

El arcoíris es el color que viene tras de la gris tormenta y, metafóricamente, se ha tomado por símbolo de esperanza en frases motivacionales como: "Para ver el arcoíris, primero debes soportar la lluvia", "si los ojos no tuvieran lágrimas, el alma no tendría arcoíris", "si pudiera expresar mi amor con colores, el mundo sería un arcoíris", y otras por el estilo que ya cada quien habrá de juzgar.

Hoy ya no necesitamos de deidades para explicar el arcoíris, ya no creemos que si apuntamos hacia él con el dedo nos va a salir un grano, ya no nos da por ir a buscar el tesoro que "se esconde" en  ese lugar donde parece clavarse en la tierra… en lo que sí no hemos cambiado es en que, como nuestros antepasados, seguimos sintiendo una especial emoción cuando vemos al cielo pintarse de colores.

Correo: cayoelveinte@hotmail.com

Twitter: @harktos
OpenA