icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Crónicas del genio Sábado, 21 de Septiembre de 2019 00:00 a.m.

No es un secreto que nuestro país genera condiciones sumamente difíciles para una gran parte de la población. El estado de la economía y la mala gestión de los gobernantes de todos los niveles provoca profundas dificultades para muchos sectores de nuestra sociedad.

Sin embargo, ahí donde el contrato social falla, el genio de un pueblo aparece. Sin que esta última afirmación se considere una panacea, es verdad que la pérdida de la dignidad a la que nos someten las condiciones políticas y económicas no han logrado domar al espíritu tenaz de la gente honesta. Eso que se llama el genio de los pueblos, sigue vigente, lúcido y efervescente en las bases sociales de este país incontenible.

Las reivindicaciones de la dignidad llegan a veces de donde no se esperan. Esta semana tuve tiempo de revisar material audiovisual que generalmente uso para las clases que ofrezco en mis cátedras. Confieso que en ocasiones la revisión de contenidos puede ser un suplicio; muchas veces las propuestas son apresuradas, carentes de valentía intelectual y lejos de trabajar estéticas que al menos emocionen al espectador, muchos contenidos son simples propuestas vacías que hacen alarde de estupidez, mal gusto y miseria intelectual. Revisando cuidadosamente, me he encontrado un par de propuestas bien trabajadas, con fotografías y secuencias llenas de calidad estética, con reflexiones interesantes, bien fundamentadas, y sobre todo con un alto sentido de la dignidad. Una de estas propuestas se ofrece en una conocida plataforma de videos y lleva por título Las crónicas del taco

La serie es entrañable en muchos sentidos. El gran acierto es que no glorifica a un producto, sino que pone de manifiesto la belleza, el heroísmo, la excelencia y la tremenda fuerza de voluntad de quienes dan la pelea por la vida desde un puesto de tacos o un negocio familiar. El preciosismo de las tomas, la seriedad de las investigaciones y la pasión que se muestra en cada uno de los capítulos elevan la lucha por la vida a niveles de belleza que desemboca en una necesaria pregunta por la dignidad. La serie desoculta a personajes como "Lady tacos de canasta", un personaje fantástico que además de preparar bocados exquisitos lucha por la equidad de género y es ya un ícono de la comunidad LGTB, o a la familia de Moisés Rodríguez y Norma Pérez, dueños de un restaurante de barbacoa hidalguense en la Ciudad de México. La forma en la que llevan a cabo su labor, el empuje, el servicio, el cuidado al cliente y el amor por la gastronomía hacen de este sitio un lugar de resistencia, de lucha por la vida y por la autenticidad en un mundo cada vez más maquinal. 

Cada personaje y la forma en la cual el equipo creativo de la serie conectó a profundidad con ellos, habla de un nuevo estilo de explorar las venas abiertas de este país. El espectador no sólo apreciará una reivindicación de la exuberante y compleja cocina nacional, también se pondrá en contacto con los obreros, campesinos y trabajadores de este México que amenaza con romperse por todos lados y que muchas veces son invisibles para la mirada, pero que en ejercicios poéticos como este encontramos una plataforma existencial digna y milagrosa. Cada personaje nos revela un mundo, cada forma de interpretar los alimentos y de nutrir al caminante nos hace partícipes de un verdadero heroísmo, tan necesario en una sociedad devastada como la nuestra. 

En este mismo contexto, encontré una iniciativa conmovedora. "El blog del gordo", un famoso portal que ha revolucionado el mundo de la gastronomía en esta ciudad, a menudo establece vínculos sensibles con sectores vulnerables de nuestra sociedad. Si bien, y pensándolo a fondo, vulnerables somos todos, hay algunas personas que padecen a profundidad y que reciben de buena gana las muestras de cariño. En esta ocasión, "El blog del gordo" se dio a la tarea de promover los servicios de Doña Mary y Don Jerónimo, una pareja mayor de edad que pelean palmo a palmo por la existencia allá por el rumbo de la avenida Rodrigo Gómez de nuestra ciudad. Desde hace más de 40 años sus tacos han alimentado a los trabajadores de la zona con tanta pasión y amor por la vida que es difícil no conmoverse. 

Ambas propuestas, enraizadas en la alegría sideral por nuestra cocina, me hacen saber que, a pesar de que padecemos a los peores gobernantes del mundo, el genio de nuestro pueblo es indestructible. 

samuelr77@gmail.com

OpenA