OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿Covid viaja en el transporte público del AMM? Por: Moisés Lopéz Cantú SystemáticaMiércoles, 4 de Noviembre de 2020 02:00 a.m.

En abril de 2020, un estudio del National Bureau of Economic Research (NBER) decía: el transporte público de New York, especialmente el Metro, sería un superpropagador del coronavirus ( https://bit.ly/2TOVoiL ). El corazón de ese estudio muestra una correlación entre los contagios por zona, la intensidad de viajes y la gran concentración de usuarios en entradas y salidas del Metro.

Cinco meses después, la poderosa Asociación de Transporte Público de Estados Unidos (APTA) puso en circulación Public Transit and COVID-19 Pandemic: Global Research and Best Practices ( https://bit.ly/3mRCZ1g ) que, entre otras cosas, rebate la publicación del NBER, con un método simple: presenta decenas de gráficas, de distintas ciudades, en donde se ve cómo el número de casos por día ha venido cayendo mientras que el número de pasajeros ha crecido al doble o más.

Otros estudios precisan, por rastreo epidemiológico, el origen de las infecciones y los niveles de riesgo. Así, por ejemplo, la Sanidad Pública de Francia encontró que de 386 casos rastreados, sólo el 1% de los contagios se había dado en el transporte público ( https://bit.ly/2I2ykdN ) y el mismo estudio de la APTA encontró niveles de riesgo entre el 1 y el 4%. En http://dailym.ai/3mOLJF7 se pueden encontrar referencias, de otras ciudades, con niveles de riesgos en el mismo rango.

Otras instituciones, sin soberbia y con humildad, dicen: no sabemos lo suficiente.

Ese es el caso del gobierno de Reino Unido, que acaba de lanzar Project TRACK (Transport Risk Assessment for Covid Knowledge, en https://bit.ly/3oWHusX ). Este estudio será ejecutado por un consorcio de universidades británicas y su objetivo es saber cómo "... se propaga el virus en el espacio cerrado de un tren o autobús, si es por partículas en el aire, por tocar superficies contaminadas o por estar cerca de una persona infectada... el estudio reducirá una brecha de conocimiento y ayudará a identificar y reducir los riesgos más importantes ...".

¿En que coinciden todos los estudios? Que el riesgo podría ser bajo, si y sólo si se cumple con ciertas condiciones: viajes cortos (menos de 30 minutos), ventanas abiertas, uso obligatorio de cubrebocas, sanitización intensiva de las unidades, no hablar, no cantar, reducir el contacto corporal y el intercambio de monedas o cualquier otro objeto.

¿Cuáles de estas condiciones se cumplen en el AMM? Sabemos que se han dictado protocolos de higiene y que en algún momento se restringió la oferta, no sabemos si los protocolos se cumplen y tampoco si hay estudios de rastreo epidemiológico. Los datos duros dicen que el tiempo medio de viaje es de 68 minutos, que antes de pandemia, había 2 millones de viajes por día en transporte público, que hoy tenemos menos autobuses que hace cinco años (sólo 3,000) y que en esas condiciones es poco probable que se generé sana distancia.

También sabemos que la única forma de crear sana distancia y reducir el riesgo sería ampliar la oferta, pero eso es bastante complicado con una tarifa congelada y altos niveles de pugnacidad entre el regulador y los regulados. Tampoco va a ocurrir si, como está pasando, se incentivan las opciones en medios individuales o colectivos de baja capacidad; lo que estos ganen lo perderá el transporte público y eso es extraordinariamente dañino para el sistema de autobuses, ya de por sí endeble y famélico.

¿Cómo lo han resuelto en otros países? Invirtiendo y asegurando que los servicios se sigan prestando, creando otras modalidades (bicicletas), ampliando el espacio público e incentivando cadenas de viajes en medios sustentables (caminar;bicicleta+transporte público+caminar;bicicleta) y, claro, asegurándose de que se cumplan con las medidas sanitarias, así sea como en el caso de Lima (Perú) con recursos propios.

¿Covid viaja en el transporte público del AMM? Es posible, la lógica que se aplica a otros lugares y actividades, trasladada a este espacio específico parece decir que sí, o al menos que es muy probable.

Pero si, efectivamente no hay riesgos de contagio en el transporte público, me preocuparía mucho más. Estaríamos ante un serio problema de credibilidad, imposible de resolver.

OpenA