icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Correr desvelado Por: Tomás Castañeda Cómo correr mejorJueves, 30 de Julio de 2020 00:00 a.m.

Una de las preguntas frecuentes que hacen los corredores es si pueden participar en una competencia después de haber dormido poco una noche anterior.

Les voy a contar una anécdota. Hace tiempo en la Laredo, Texas, se realizaba una carrera el 1 de enero. Como se han de imaginar, un compañero destacado en el atletismo de Nuevo León, Abel Zavala, y yo, nos desvelamos por la celebración de año nuevo, y así viajamos hacia allá.

Estuvimos de cerca de no participar porque, al tomarnos la presión, salió alta por la desvelada, y así los organizadores no nos querían dejar correr.

Al final sí se nos permitió tomar parte de la carrera, lo hicimos prácticamente sin dormir. A pesar de las circunstancias, sorprendimos con nuestro resultado: Abel llegó en primer lugar y yo en segundo.

Cuando existe un compromiso, no hay excusas para tomar parte de una carrera. Es tomarlo con la misma seriedad con la que se toma un trabajo. Si no lo ves de esa manera, cualquier excusa te impedirá ir por tu objetivo.

La gente suele faltar a un entrenamiento o una carrera porque tuvo mucho trabajo o por un compromiso social. Pero si eres un corredor de verdad, no habrá compromiso que te impida correr.

Podemos correr incluso con algún malestar. Recuerdo que Abel Zavala, un corredor de muy alto nivel, trabajaba de noche y así llegaba a entrenar o a competir en alguna carrera, sin dormir.

Visto de esta manera, el factor psicológico juega un papel muy importante. No estoy diciendo que desvelarse se vuelva una costumbre, porque no es recomendable, y abusar de eso puede provocar lesiones.

Siempre es importante combinar la disciplina con el descanso, porque los entrenamientos fuertes te dejan agotado, y para recuperarse es importante dormir.

Pero si has entrenado bien durante todo el año, una desvelada o una mala noche de sueño no tienen por qué impedirte tomar parte de una competencia o de un entrenamiento importante.

Lo comparo como los estudiantes que se preparan para un examen y en el último día se quieren comer el libro. Si ya estudiaste, relájate, pase lo que pase el trabajo ya está hecho.


OpenA