icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Correr con la cabeza Por: Brenda Rodríguez Un sabio amigo... llamado maratónMartes, 30 de Junio de 2020 02:00 a.m.

En estos días, muchos de nosotros los corredores recreativos estamos regresando a entrenar a las calles como solíamos hacerlo antes de la pandemia, la mayoría lo hacemos en solitario, en horarios y lugares donde no exista congregación de gente, debido a la situación de cuarentena en la que llevamos más de 70 días.

Tuvimos que cambiar nuestra manera de entrenar, primero dejar de hacerlo acompañados en grupo, después -ante la incertidumbre- muchos dejaron tal vez de hacerlo fuera de casa y optaron por subirse a la banda o la bicicleta estacionaria, ejercicios de cardio y demás.

Es decir, encontramos la manera de seguir activos a pesar de las circunstancias adversas a las que nos estábamos enfrentando, pero el retorno no ha sido fácil.

En 2018, tras terminar el maratón de Chicago en quinto lugar, el corredor Galen Rupp fue sometido a una operación en el talón izquierdo para reparar dos desgarros parciales de su tendón de Aquiles, resultado de la deformidad de Haglund, retomando sus entrenamientos en el verano de 2019; volvió a correr en Chicago ese mismo año y tuvo que abandonar el maratón de antes del kilómetro 37.

Para principios de febrero de este 2020 ganó el medio maratón de Mesa, Arizona, con un tiempo de una hora, un minuto y 19 segundos, lo que le dio acceso a las pruebas de maratón olímpico, disputadas en Atlanta a finales de febrero.

Tras una larga lucha contras las lesiones, alrededor de 16 meses después resultó el ganador con un tiempo de dos horas, nueve minutos y 20 segundos, obteniendo así su pase a los Juegos Olímpicos de Tokio, pospuestos para el 2021.

¿A dónde voy con esto?, lo que hemos vivido ha sido un cambio de rutina total, es por eso que a la hora de regresar a entrenar debemos hacer acopio de toda nuestra fuerza física y mental, ser pacientes para -como Galen Rupp- no sólo recuperar el nivel y la intensidad de nuestros entrenamientos, sino alcanzar, ¿por qué no?, alturas insospechadas que nos lleven a una plenitud como corredores.

No será tarea fácil, pero estoy segura que nuestra constancia y disciplina nos hará salir adelante.

OpenA