icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Cómo es tu relación con la comida Por: Mayra Treviño Nutrición con propósitoMiércoles, 9 de Septiembre de 2020 00:38 a.m.

Desarrollar una relación sana con la comida es tan importante como alimentarse con comida sana.

Comer, un acto de origen natural, sencillo, lleno de placer y alegría, pero para muchas personas se convierte en una fuente de angustia, preocupación y culpa, y no necesariamente hablamos de trastornos alimentarios como anorexia o bulimia, entre otros... sino, a una preocupación constante por qué comer o no comer, por engordar o enflacar y si sumamos a esto la presión social por mantener un estándar físico.

La sensación de hambre es el principal indicador de que necesitamos ingerir comida para que nuestro cuerpo siga funcionando adecuadamente, es un impulso instintivo pero esta sensación puede no corresponderse con la necesidad vital de alimentarnos.

En ocasiones comemos sin tener "hambre real", movidos por un impulso que tiene su origen en nuestras emociones y estados de ánimo, a esto se le denomina "hambre emocional". Este tipo de hambre responde a una carencia interna que se relaciona con estados emocionales como la tristeza, el estrés, la depresión o el aburrimiento.

La clave está en el significado que le damos a nuestra alimentación.

El significado que le das a la comida: ¿Es tu enemiga o tu aliada? Las opciones culinarias que manejas a la hora de hacer una alimentación saludable y sabrosa. ¿Haces una alimentación variada o restrictiva?.

Mejorar la relación con la comida consiste en reestablecer una relación natural y sostenible con los alimentos:

-Alimentarte con los cinco sentidos; es frecuente pensar que a la hora de comer sólo interviene nuestro sentido del gusto y esto es una creencia errónea. 

-Nuestro paladar es determinante, pero también lo son el resto de los sentidos que intervienen en el acto de comer, ese sonido característico de ciertos alimentos al morderlos, o ese aroma tan peculiar que nos regalan cientos de alimentos, o ese color tan vistoso que poseen y que nos nutre la vista cuando los vemos o el tacto cuando los palpamos con las yemas de los dedos o se deshacen en nuestro paladar.

-Comer conscientemente poniendo todos nuestros sentidos y sin distracciones, con una atención plena en el acto de comer. 

-Come con tranquilidad saboreando cada bocado, textura, olor y sabor. Incluso puedes poner una música de relajación en el fondo para ayudarte a que este tiempo de comida sea un momento relajante y placentero.

-Cuando estés comiendo y sientas que no te estás llenando, para un momento, y pregúntate a ti mismo qué sientes. Si es ansiedad, o hambre, porque la mayoría de las veces no necesitarás comer más.

-El mejorar la relación con la comida también proviene de un lugar de agradecimiento por los ingredientes y la comida que tenemos enfrente, al igual de la persona que preparó el platillo. 

OpenA