icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Cómo amar más a los hijos Por: P. Alejandro Ortega Trillo Alejandro Ortega TrilloLunes, 29 de Junio de 2020 00:00 a.m.

Pocas alegrías terrenas compiten con arrullar a un hijo en brazos. Nadie duda de que el vínculo con los hijos es de los más poderosos que hay en la Tierra. Sin embargo, Jesús dice que quien ama a su hijo o a su hija más que Él, no es digno de Él. ¿Cómo entender tales palabras? ¿Acaso para amar a Jesús se debe rebajar o diluir el amor a los hijos? 

Conviene resaltar que Jesús no utiliza un lenguaje disyuntivo; no dice: "o amas a tu hijo o me amas a mí". Habla, más bien, de subordinar el amor a los hijos al amor a Él; pero no para diluirlo sino para intensificarlo, dándole su verdadera motivación y sentido. Muy probablemente, sus palabras significan que se ha de amar a los hijos en Cristo y amar a Cristo en los hijos. ¿No dijo acaso Jesús en otro pasaje: "lo que hicisteis a uno de estos pequeños, a mí me lo hicisteis"? 

Ahora bien, para amar a los hijos en Cristo no basta amarlos "de corazón" sino también "de verdad". Ellos son hijos de Dios, portadores de una altísima dignidad y vocación. El amor de los padres debería buscar por todos los medios que sus hijos respondan cada vez mejor a tal dignidad y vocación; y esto supone una sana e imprescindible exigencia. Rob Parsons, fundador de Care for the Family, decía que los padres de familia suelen asumir tres estilos educativos: el permisivo, que deja hacer todo a los hijos, cuyo mensaje de fondo es: "aquí no hay reglas, porque no hay amor"; el autoritario, que no deja hacer nada a los hijos, cuyo mensaje es: "aquí las reglas valen más que el amor"; por último, el autoritativo, que deja espacios de libertad, pero también sabe poner límites, cuyo mensaje es: "aquí hay amor, por eso hay reglas". 

Hay papás buenos y hay buenos papás. Los primeros subordinan el bien de los hijos al afecto; los segundos subordinan el afecto al bien de los hijos. Quizá los papás buenos lleguen a formar buenos hijos, pero sólo los buenos papás suelen formar hijos buenos. 

OpenA