icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Chilanga BandaDomingo, 21 de Enero de 2018 00:46 a.m.

A mediados de los años 90, el grupo mexicano Café Tacuba popularizó la canción ‘‘Chilanga Banda’’ del compositor Jaime López. Su relevancia, desde el punto de vista lingüístico, es la gran carga de palabras de uso coloquial que contiene; quizá no muy del agrado de los amantes del buen hablar, pero sin duda, de amplio uso en algunos sectores de la población mexicana. El primer párrafo dice así: “Ya chole, chango chilango / qué chafa chamba te chutas / no checa andar de tacuche / y chale con la charola”.

Pues bien, vamos a ver qué sorpresas nos depara esta sarta de mexicanismos:

Ya chole: por no decir “¡ya chocas!”. Expresión usada para echar en cara a alguien que su actitud o sus palabras ya son causa de fastidio. Por supuesto que a nadie le gusta que le digan sus verdades, y no pocas veces esto debió ser detonante de serios conflictos. A fines del Siglo XIX, en el lenguaje popular se acuñó la frase “Ya Chole vendió su rancho”, que en las primeras cinco letras mantiene la dureza del mensaje, pero luego, se suaviza con las noticias de lo que Chole hizo con sus bienes raíces. Al paso del tiempo, la ley del mínimo esfuerzo ha hecho que ya a nadie le importe el destino del rancho y hoy sólo se dice: “Ya chole” para, con sutileza, hacer saber a alguien que “¡ya nos chocó!”.

Chango: Según el investigador cubano Fernando Ortiz, esta palabra fue traída a América por los esclavos africanos. En lengua del Congo, encierra el concepto de “burla, broma, trampa”; por eso a los simios, por su personalidad traviesa, los llamamos “changos”. En el habla popular, por una injusta comparación (para los simios), un chango es también un individuo. En la canción, un chango chilango (individuo capitalino) decidió meterse a trabajar de policía.

Chilango: Gentilicio que popularmente se da a los habitantes de la capital de México (todo un tema al que, en su momento, le dedicaré artículo completo).

Chafa: Lo de poca o nula calidad, de poco valor. En España, en el Siglo XV, un chafallo era un remiendo mal hecho, y un chafallón el que los hacía. La palabra extendió su significado a cualquier cosa mal arreglada. Partiendo de esta palabra, desde los primeros años de la época colonial, en Sudamérica se acuñó la palabra “chafallonía”, que después se dijo “chafalonía” para referirse al oro y plata de baja ley. Con el tiempo, “chafalonía” pasó a nombrar las alhajas de poca valía que los estafadores usaban para engañar a los incautos. Así, la palabra pasó al lenguaje popular en donde sufrió una contracción y se dijo “chafa”, además amplió su significado y hoy la usamos para referirnos a cualquier cosa de mala calidad.

Chamba: En portugués esta palabra significa ‘oportunidad’. Con ese mismo significado pasó al castellano desde el Siglo XVIII y, en México, tomó el sentido de “trabajo de oportunidad”, generalmente temporal y mal pagado.

Chutas: Deriva del inglés shoot, que significa ‘disparar’. Se usa en futbol cuando chutas el balón. En la canción se entiende como “qué chafa chamba te avientas”.

Andar de tacuche: Es andar trajeado, muy bien vestido; en purépecha, tacuche significa ‘envoltorio de trapos’; así que es un uso irónico de la palabra.

¡Chale!: Expresión para demostrar asombro. De los españoles aprendimos la soez expresión “, ¡pucha!,”; a la que le dimos el mismo tratamiento del “, ¡órale!,” o “, ¡híjole!,”, entonces se dijo “¡púchale!”. Después eliminamos la “P” y quedó “¡lúchale!”, y al quitar la “U” resultó “¡chale!”.

Charola: Los chinos fabricaban un barniz brillante al que llamaban “chat-liao”, los portugueses lo comercializaron en el Nuevo Mundo con el nombre de “charao” y en castellano lo conocimos como “charol”. La palabra se asoció con “brillo” y por eso a las bandejas brillosas, las llamamos charolas. En la canción, se refiere a la placa de policía, que bien parece una “charolita”.

¡Chale! Ya se hizo muy largo este artículo, mejor ahí le corto antes de que me digan… “ya Chole vendió su rancho”.

cayoelveinte@hotmail.com

Twitter: @harktos


OpenA