icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Camina derechitoDomingo, 8 de Junio de 2014 01:05 a.m.
Mi abuelo era dicharachero, como casi todos los viejos de antes. Cuando pretendía darnos lecciones de vida, solía hacerlo con una frase y un refrán: “Hay que andar siempre derechitos”, porque “árbol que crece torcido, nunca su tronco endereza”. Así debieron decirle a él sus ancestros, que a su vez recibieron como herencia esa antiquísima asociación de lo derecho con lo bueno y lo torcido con lo malo. Las huellas que esta idea ha dejado en el lenguaje son muy interesantes, ¿pasamos a verlas?

De una remota antigüedad, rescatamos la hipotética palabra *reg que en un principio era ´caminar en línea recta´. Luego esta voz pasó a significar ´camino correcto, aunque ya no estuviera tan derecho´ y también ´guiar, conducir: lo que hacía el líder que indicaba a los demás el camino adecuado´.

Del viaje de la palabra *reg a tierras asiáticas, descubrimos huellas en el sánscrito, antigua lengua hablada en la India, donde raji significa ´guiar´ y más conocida raj o rajá y mahrajá los nombres de quien dice a un pueblo por dónde irse, algunos llaman a esto ´gobernar´.

En latín, la palabra fue bien recibida y habría de dar numerosos frutos. La encontramos en regla, que igual es un objeto recto, que una norma; reglamento, que es un conjunto de reglas; renglón, una línea que en el papel sirve de guía para no torcer la escritura. Poco más escondida, *reg está en recto, directo y derecho, palabras que tienen el sentido físico de ´lo no torcido´ y el moral de ´lo que es bueno´.

Cuando algo o alguien ´se sale del huacal (del náhuatl huacalli, especie de jaula)´ o de su funcionamiento esperado, para regresarlo a su estado deseable, hay acciones que contienen la raíz *reg como corregir, arreglar y enderezar (poner recto) lo mismo que rectificar (rectum-facere: hacer recto).

Inevitablemente, indicar el camino correcto y sancionar a quien no lo sigue, requiere de una autoridad y por lo tanto de un poder. Por eso nacieron palabras como regir, dirigir, regentar, que también se dice regentear; y de la misma procedencia han nacido nombres para quienes ejercen estas acciones: director, regente, regidor, rector y rey, del latín rex y regis ´el que rige´, con sus derivados realeza, real y regio (por eso se da ese mote a los de Monterrey). En tierras germánicas, la asociación del poder con la riqueza originó la palabra reiks de la que nos quedó la voz rico.

La arcaica raíz *reg también “nos guiña el ojo” en las palabras: erguir ´poner recto´, surgir de sub-regere ´salir de abajo, enderezar´, relacionado con insurgente ´el que se levanta´ y por metáfora ´el que se levanta contra el gobierno establecido´. También es curioso el parentesco con rogar, que viene de la voz latina rogo ´extender la mano´ y de ahí ruego ´pedir con la mano extendida y luego sólo pedir´; arrogar ´extender la mano para apropiarse de algo, atribuirse´, y de ahí arrogante; erogar ´extender la mano para pagar´ y prórroga que es ´rogar por un plazo´.

No cabe duda, muy extensa y frondosa es la historia de estas ´palabras derechitas” y que bueno recordar este tema, porque ya muy pronto me tocará sentar delante de mí a mis nietos para decirles: “Hay que andar siempre derechitos”, porque “árbol que crece torcido, nunca su tronco endereza”. ¡Faltaba más!, no he de ser yo quien interrumpa esta larga historia.

cayoelveinte@hotmail.com
Twitter: @harktos

ARTURO ORTEGA MORÁN:Investigador en asuntos del lenguaje.Escritor, columnista y conductor de radio.Tiene obsesión por arrancarle secretos a las palabras para   luego ir con el chisme.
OpenA