OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Brecha de género, violencia familiar y pandemiaPor: Omar Méndez El porqué de las cosasViernes, 4 de Diciembre de 2020 02:00 a.m.

La pandemia ha venido a intensificar muchas desigualdades, pues ha hecho que la cortina de humo que siempre existía, las llamadas interacciones sociales, hoy estén disminuidas al mínimo.

Hoy son más claras las brechas de pobreza, donde por ejemplo en Nuevo León las seis colonias con más fallecimientos por Covid son colonias populares, así como también las brechas de desigualdad y de género donde las madres profesionistas y/o con trabajos no remunerados se encuentran en horas extras.

Reflexionemos en las mujeres que se esfuerzan en privado, ahí donde la desigualdad histórica las ha posicionado y que con lamentables esfuerzos, unos cuantos aún quieren perpetuar. Contrario a los hombres, que en un acto “heroico” público arriesgan sus vidas al salir a trabajar. No es que no reconozcamos a uno, sino que casi nunca se reconocen a otras.

De acuerdo al investigador Theun Pieter Van Tienoven, en promedio, las mujeres pasan de media hora a una hora completa al día más que los hombres en tareas del cuidado del hogar y de los hijos, y si esto fuera poco tiene que lidiar con la falta de deseo en la implicación de estas labores por parte de su compañero. Quedándose como únicas responsables.

También debemos considerar a las mujeres que ya vivían situaciones de violencia, quienes ahora están encerradas con sus agresores, sin escapatoria,  llevando su salud mental al límite, siendo mujeres que viven el encierro dentro del encierro. Entendiendo que la violencia familiar, siendo multifactorial, es uno de los impactos indirectos causados por la pandemia.

Los indicadores básicos en tiempos de pandemia (INMujeres, 2020) señalan que, en México, las mujeres constituyen el 65.2 por ciento de la población, de las cuales, 43.4 millones, cerca del 66%, han experimentado violencia en alguna etapa de su vida y 28.6 millones ha vivido violencia por parte de su pareja.

Si se consideran los datos  de los incidentes de violencia familiar reportados al 911 se aprecia que las tres entidades federativas en donde se concentran mayor cantidad de casos son CDMX (11.6%), N.L. (10.87%) y Guanajuato (10.57%), sin embargo, el alza de reportes por violencia es escandaloso.

A simple vista, el alza de la violencia en el hogar se debe al extremo uso del hogar para trabajar, convivir, sobrevivir, entre otros, pero no olvidemos que quienes solemos perpetuar la violencia somos en su mayoría los hombres, muchas veces frustrado, llevando a lo privado el coraje que antes podía sublimar peleando con iguales, vanagloriándose de su mexican power, o de su machismo progre.

La participación de los hombres en la erradicación de la violencia debe de ser un asunto plural y participativo, comenzando por la reflexión y posterior renuncia a los privilegios. El hombre es el principal síntoma del cansancio, pues seguir rindiendo como hombre todo poderoso cada vez está más caduco.

OpenA