OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Beethoven, el genio que se quedó sin fiesta Por: Jessica Meza Distrito CulturaLunes, 16 de Noviembre de 2020 00:00 a.m.

Las celebraciones en todo el mundo por el 250 aniversario de su nacimiento se vieron afectadas por la pandemia.

Estamos a un mes de que concluya "el año de Beethoven". El genio de la música nació un 16 de diciembre de 1770 en Bonn, Alemania, y fue el 16 de diciembre del 2019 cuando se iniciaron los festejos por el 250 aniversario de su natalicio.

Todas, absolutamente todas las orquestas del mundo tenían en su programación la música de Ludwig van Beethoven. Sus sonatas, sus conciertos de piano, sus obras menos conocidas y por supuesto sus nueve sinfonías serían parte del menú de los conciertos durante todo el 2020.

Sin embargo nadie contaba con que el Covid-19 llegaría y arruinaría la fiesta. Podemos asegurar que si a alguien le molestó muchísimo la pandemia fue a Beethoven porque sus festejos alrededor del mundo se cancelaron, pospusieron o realizaron de forma atípica –en línea o sin público-, y pues a nadie le gusta que le cambien sus planes.

No soy musicóloga, ni melómana, mis conocimientos sobre Beethoven son bastante básicos y la mayoría adquiridos en los últimos años de trabajo en una orquesta, sin embargo nadie puede decir que no conoce a Beethoven... puedo asegurar que el "ta ta ta taaaaan" de su Sinfonía No. 5 la has escuchado en comerciales o en caricaturas; mismo caso con su Sinfonía No. 9, de donde todos por lo menos conocen el Himno a la Alegría.

Este año escuché en vivo –antes del confinamiento– sus sinfonías 7, 4, 2, 6 y 5... la séptima fue mi favorita, y de sus conciertos de piano me hice fan del número 5, el famoso Emperador. Y apenas el jueves descubrí su Septeto Op. 20, toda una joya que les recomiendo escuchen, así que corran y busquen grabaciones en YouTube.

Al escucharlo nadie puede poner en duda que era un genio de la música porque fue capaz de hacer música siendo sordo; marcó precedentes con sus creaciones al ser parte de los movimientos clásico y romántico... su catálogo es bastante numeroso y hasta la fecha los músicos siguen incluyéndolo en su repertorio y el público sigue pidiéndolo en los programas.

Leyendo su biografía sabemos que Ludwig no tuvo una vida fácil; de entrada era músico y perdió el oído (¡una verdadera tragedia!), pero su fortaleza para crear nunca decayó y gracias a eso un cuarto de siglo después aún se pueden disfrutar sus obras interpretadas por músicos y ensambles en todo el mundo.

El año Beethoven no pudo brillar como debería, pero pensemos que Ludwig debe estar feliz porque su música sigue presente en la nueva realidad de los espectáculos y seguirá presente muchos cuartos de siglos más. Unámonos a la fiesta y escuchemos algunas de sus obras. Si nunca lo han hecho, mi recomendación es que lean un poco sobre la pieza antes, para que puedan comprender más fácil al genio de Bonn.

OpenA