OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Arte ocultoPor: Jessica Meza Distrito CulturaLunes, 1 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

¿Cuántas obras de arte de grandes artistas existen y no sabemos quién las tiene ni dónde?

Esta semana nos enteramos que una obra de Vincent van Gogh vio la luz pública después de más de un siglo sin que se supiera de ella: ni dónde estaba, ni quién la tenía. 

Escena callejera en Montmartre es un óleo creado en 1887, durante el tiempo en que el artista vivió en París, formaba parte de varios catálogos del artista, sin embargo su paradero era un misterio. Ahora sabemos que formaba parte de una colección privada de una familia en Francia y que finalmente hará vida pública para que las personas puedan apreciarlo. 

La casa de subastas Sotheby’s informó que antes de que se subaste, la obra se expondrá brevemente: en Ámsterdam del 1 al 3 de marzo, en Hong Kong del 9 al 12 de marzo y en París del 16 al 23. El precio que se espera alcance ronda los €5 y €8 millones de euros. 

Ahora, ¿han pensado cuántas personas –claramente con bastante poder adquisitivo– tienen entre sus pertenencias obras de arte de este calibre?, ¿cuántas obras de arte que se creen perdidas en realidad están resguardadas en domicilios particulares en algún lugar del planeta? 

Esta situación abre el debate de si el arte debe estar en los museos o en casas particulares como colecciones privadas, y es que algunas personas puedan considerar no compartir el arte como un acto de egoísmo, pero es cierto que si alguien pagó por la obra o el mismo artista se la obsequió, el dueño puede decidir qué hacer con ella, incluyendo si la expone o no. 

Una práctica muy común en este tipo de casos es que los dueños de las obras –particulares que las recibieron como regalo o las adquirieron en subastas para agrandar sus colecciones– es que las “prestan” a los museos y galerías bajo un contrato en donde se habla de fechas, resguardo, seguros, mantenimiento, regalías, y un largo etcétera, lo que permite un ganar-ganar tanto para el propietario, como para el museo y el público. 

Creo que todos queremos que el arte esté expuesto públicamente en un museo para poderlo ver, pero sobre todo, creo que todos estaremos de acuerdo en que el arte ante todo debe estar seguro y bien cuidado. No nos gustaría leer que se encontró un Van Gogh, un Renoir, un Monet o cualquier otra pieza casi deteriorada por el tiempo al punto de que su restauración sea imposible. Es mejor que las obras de arte estén seguras y bien cuidadas, aunque no podamos verlas en una sala pública. 

Esperemos que el destino de Escena callejera en Montmartre sea bueno para la obra y que, si llegara a manos de una colección privada, como quiera se permita aunque sea temporalmente que el público la conozca porque sin duda al ser un Van Gogh, hay muchos fans esperando poder verla. 

OpenA