icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Aplanemos la curva del COVID-19, pero NO la de la economía Por: Ana Rent Ana RentJueves, 26 de Marzo de 2020 01:37 a.m.

Los ojos del mundo han estado puestos en los expertos de la salud, quienes nos han alertado de la pandemia del COVID-19. Hemos seguido mediante los medios internacionales y las redes sociales los caóticos escenarios que se viven en Italia, Estados Unidos y España. 

El coronavirus es un enemigo invisible, y el mundo lucha contra él, pero... ¿y la economía?

Muy poca atención le hemos puesto la mayoría de nosotros a los especialistas financieros, quienes nos alertan de que la crisis económica y sus consecuencias podrían ser devastadoras, y que incluso, los expertos señalan que la recesión pudiera ser hasta más peligrosa que el propio COVID-19. Y tal vez es un buen momento para escucharlos.

Los expertos de salud señalan que la pandemia del COVID-19 es una ola muy peligrosa, pero los especialistas financieros mencionan que la crisis económica podría ser un tsunami. Tal vez estamos muy preocupados por el escenario de salud mundial, que no hemos meditado las consecuencias monetarias que vendrán después.

Y es que alrededor del mundo miles de negocios han cerrado sus puertas, otras empresas se han declarado en la quiebra, y por consecuencia millones de personas ya no tienen empleo. Lo más alarmante es que la pandemia del COVID-19 sigue en proceso y no ha alcanzado sus picos más altos.

Los argumentos que refieren algunos economistas es que se están tomando medidas exageradas que están frenando la economía de los países, y que no se está actuando con prudencia en los escenarios financieros, ya que califican al coronavirus como altamente infeccioso, pero que no tiene una tasa de mortalidad alta.

Y por supuesto que hay que cuidarnos y evitar la propagación masiva del COVID-19; sin embargo, debemos también tener en nuestra mente que como sociedad está en nuestras manos el no dejar caer la economía local, y hoy más que nunca tenemos que fortalecerla, es nuestra obligación como comunidad.

Los expertos financieros nos recomiendan analizar los panoramas de la salud en nuestro país, para que no caigamos en medidas excesivas motivadas por pánico colectivo. A México no le pronostican un panorama favorable, sino todo lo contrario, incluso señalan que la crisis económica podría llegar a ser mucho peor que la registrada en el año de 1995.

A lo mejor vendría bien reflexionar sobre estos datos duros: en el 2018 el INEGI publicó las cifras anuales (año anterior) de las muertes en México, donde señalan que 141,619 personas murieron por enfermedades del corazón; 106,525 personas murieron por diabetes; 84,142 personas murieron por tumores malignos y 15,000 personas murieron por influenza.

Hasta el martes se reportaba que en nuestro país se habían presentado cuatro decesos por el COVID-19, y por supuesto que toda vida es valiosa; sin embargo, expertos internacionales de salud han señalado que la mayoría de las víctimas mortales de coronavirus ya presentaban otros padecimientos como enfermedades cardiacas o diabetes.

Hasta el pasado martes en todo el mundo se reportaba un total de 18,609 fallecidos por COVID-19. Aunque la Organización Mundial de la Salud ha dicho que la pandemia va acelerada, no olvidemos las cifras de muertes que tradicionalmente se registran en nuestro país y comparemos.

Es importante reforzar nuestras medidas de higiene y seguir las recomendaciones que los expertos nos dan, y sí, siendo responsables podremos aplanar la curva del bicho, pero ojo, eso no quiere decir que aplanemos la curva de la economía, así que está en nuestras manos seguir consumiendo en establecimientos, restaurantes y negocios de Nuevo León, también apoyemos a emprendedores con sus productos, sigamos siendo sus clientes y pongamos nuestras fuerzas en que la economía local no decaiga.

Si nos piden quedarnos en casa entonces compremos comida en restaurante vía aplicaciones digitales o llamando por teléfono y pidiendo servicio a domicilio. Sigamos comprando marcas locales de productos que ofrecen emprendedores, quienes tienen su plataforma de venta en páginas de Internet o redes sociales. Apoyemos a algunos negocios que están vendiendo servicios con vales que podrás intercambiar en el momento indicado. Y por supuesto, por favor seamos más generosos con nuestras propinas.

Tenemos la oportunidad de demostrar una vez más que los nuevoleoneses somos gente de altura, que podemos sacar adelante a nuestra tierra, porque además de ser trabajadores también tenemos un gran corazón. Ahora es el momento.

OpenA