OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
AgotamientoPor: Luis Sampayo Luis SampayoLunes, 8 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

Cuando nos es entregada la vida, no se nos dice que esta viene acompañada con toda una amplia gama de aristas donde los conflictos de interés de toda índole se hacen presentes, como por ejemplo desde el más humilde “round” de regateo en un mercadito callejero, hasta la más grande negociación entre hombres de negocios y estos convertidos en “conflictos de interés”  multiplicados, hacen que la sociedad actual se encuentre tan convulsionada, que a estas alturas del partido “2021” ya se están presentando muy delicados signos de agotamiento.

En lo particular, siempre he pensado que en este mundo capitalista el ser humano está ubicado en medio de una “guerra” no declarada en contra de las consecuencias de su propia naturaleza o sus propias decisiones y donde sus armas para enfrentar la vida son su preparación, su inteligencia, su dinamismo y capacidad mientras que las monedas vienen siendo como una especie de balas con las que alimenta su cargador; es decir, sus deseos, su bienestar y su seguridad.

Desde hace poco más de un año para acá, las condiciones de esta “guerra” particular por andar correteando “la chuleta” han cambiado gracias a otro “conflicto de interés” generado “accidentalmente” en  los laboratorios de Wuhan, China, y que ha devastado sanitariamente a la humanidad mientras que los gobiernos, sobre todo los nuestros, con sus políticas chungas basadas en prueba y error o en sus corazonadas, están devastando la economía por completo y con ello la sociedad manifiesta ya su agotamiento. 

Hoy nuestra sociedad se encuentra convulsionada pues tal parece ser que el destino que nos hemos fraguado, no nos llevará en el corto o mediano plazo, a los niveles de bienestar, paz, seguridad y convivencia como los que vivíamos antaño, antes de la renovadora oleada democrática que, dicho sea de paso, vino a prostituir el ejercicio y quehacer político de los gobiernos. 

Y es que mire usted, estimado lector, más allá de los malos gobiernos de chile, tomate y manteca, que son consecuencia de las malas decisiones, en el plano electoral, donde otra guerra de intereses se escenifica en forma de elecciones, todos, llámese partidos o candidatos, ofrecen milagrosas soluciones y asombrosas promesas que en cuanto se sientan en el poder, acaban en el olvido con el argumento de la escasez de lo que sea, recursos, voluntad, capacidad u honestidad de dirigirse con la verdad.

Y la recurrencia de esta forma de actuar de los gobernantes, políticamente agota a la sociedad que en consecuencia es estimulada por el hartazgo para emitir emocionalmente su próxima decisión electoral, no a favor de alguien que le convenza, sino en contra de quien le ha fallado.

El estrés con todo el revoltijo de aristas que tiene la vida y la constancia en su recurrencia, ha hecho que en nuestra ciudad lamentablemente lo ordinario sea enterarnos de ejecuciones y asaltos que a diario en los últimos tiempos se va incrementando pero particularmente esta  semana. Por ejemplo, se vivió un evento extraordinario con el choque frontal entre varios vehículos y en donde el responsable al salir de su trabajo tomó la avenida Garza Sada en sentido contrario, supuestamente por una “distracción”, eventualidad que refleja de alguna manera el estrés y agotamiento mental que como sociedad ahora estamos padeciendo.

Entre la cascada de estrés y agotamiento registrados en la semana en todos los ámbitos de la vida de nuestra sociedad, el triunfo de ayer de los Tigres representa al menos una esperanza de alegría, trabajo y fortaleza que reflejan fielmente el espíritu guerrero de nuestra sociedad, esa que justamente en breve y por su propio bien superará el estrés y sus particulares agotamientos.

Por hoy es todo, medite lo que le platico, esperando que el de hoy sea un hermoso inicio de semana. Por favor cuídese y ame a los suyos respetando la sana distancia. Me despido honrando la memoria de mi hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: “tengan la bondad de ser felices”. Nos leemos aquí el próximo lunes.

OpenA