OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Aceite de hígado de bacalaoPor: Fina Ferrara Herbolaria y saludLunes, 15 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

Rico en ácidos grasos Omega-3 y vitamina A, D y E.

Muchos de los beneficios del aceite de hígado de bacalao, derivan de su alto aporte en Omega-3 y vitamina A, D y E. Gracias a su actividad como desinflamatorio y porque ayuda a fortalecer las mucosas en las vías respiratorias, el aceite de hígado de bacalao es útil en alergias, asma y enfermedades respiratorias.

Sus beneficios son múltiples. Desde varios años atrás las madres solían darle a los niños aceite de hígado de bacalao, porque además de aumentar las defensas y darles (y darnos también) mayor resistencia ante las gripas y catarros, mejora la concentración y ayuda en el desarrollo intelectual. Por su aporte de vitamina D ayuda a que se fije el calcio a los huesos, favoreciendo el buen crecimiento óseo en los menores. 

Es indispensable en mujeres embarazadas y madres lactantes. En el primer caso porque ayuda al desarrollo del tubo neuronal y el desarrollo cerebral del bebé que se está formando, además previene los bebés prematuros. En madres que están amamantando, les ayuda a sus bebés para el desarrollo completo de cerebro y sistema nervioso, además de evitar la descalcificación de la madre durante el período de lactancia. También ayuda a prevenir la depresión posparto.

Consumir aceite de hígado de bacalao de manera regular previene la osteoporosis, ayuda a desinflamar las articulaciones y en la formación de cartílago por lo cual es útil en casos de artritis. La vitamina D podría ser clave en este y otros trastornos articulares y musculares, ya que los estudios científicos han demostrado que un aumento en la ingesta de vitamina D puede reducir el riesgo de artritis reumatoide en las mujeres mayores. 

Esta vitamina ayuda a aumentar la densidad de los huesos, fortalece las articulaciones para evitar el dolor provocado por la osteoartritis y las lesiones. En combinación con el jengibre y la cúrcuma se obtienen muy buenos resultados. 

Las vitaminas A, D y E, así como los ácidos grasos Omega-3, ayudan a la nutrición del cabello, estimulan su crecimiento y ayudan a reparar desde adentro hacia afuera el cabello apagado y seco, devolviéndole la vitalidad. La vitamina E, presente en el hígado de bacalao, ayuda a reducir el daño causado a las células por los radicales libres, evitando con esto el deterioro celular y el envejecimiento.

Los ácidos grasos Omega-3, hidratan las células y esto se refleja en una piel más saludable, hidratada y brillante. Otro de sus beneficios es que aporta bienestar al sistema nervioso y previene y trata la depresión. 

Es bueno utilizarlo en casos de neuropatía diabética, ya que en esta enfermedad se produce la desmielinización del nervio; y el aceite de hígado de bacalao ayuda a regenerar la vaina de mielina. Es de mucha ayuda en casos de psoriasis porque ayuda a desinflamar y sanar la piel.

OpenA