OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
A un año del Covid-19 Por: Andrés Vázquez López Andrés Vázquez LópezJueves, 19 de Noviembre de 2020 00:00 a.m.

El 17 de noviembre pasado, se cumplió un año de que se reportó el primer caso del nuevo coronavirus. A 12 meses de su aparición pública, y de acuerdo con los datos conocidos, se tienen poco más de 55 millones y medio de contagiados.

Lo anterior, podría significar que cada día, durante los últimos 365; se han contagiado 152,396 personas en promedio. Para darnos una idea más clara de ésto, debemos considerar que, según diversas fuentes, una persona en promedio puede llegar a conocer a otras 536 personas a lo largo de su vida. Es decir, que diariamente se han contagiado el mismo número de personas que las que una persona promedio conocería en 284 vidas completas. Si en este promedio, consideramos el límite máximo que indica que una persona podría llegar a conocer hasta 6,000 personas más; entonces diariamente se habrían contagiado el mismo número de individuos que alguien así conocería en 25 vidas y media. El dato mueve a la reflexión, pues por donde se le vea, el Covid 19 ha demostrado ser una enfermedad letal y también altamente contagiosa.

Asimismo, el número de muertos es terrible. A la fecha, han fallecido por Covid 19, poco más de 1 millón 330,000 personas; a la razón de 3,666 muertos diariamente durante el último año. Nuevamente, para darnos una idea, hay que decir que este coronavirus ya mató a casi un tercio de los que murieron en la Revolución mexicana.  Por esta pandemia han muerto más personas que los militares que en conjunto perdieron durante la Segunda Guerra Mundial: Hungría, Reino Unido, Bélgica, Grecia, Canadá, Brasil Etiopía, Irak, Filipinas, Austria, Argentina, Francia, Holanda, Australia, Bulgaria, Noruega y las antiguas Yugoslavia y Checoslovaquia .

Además de los decesos, el Covid 19 ha redefinido nuestra vida, aplastando nuestra soberbia y dándonos una fuerte llamada de atención sobre las afectaciones que nuestra actividad provoca en la vida del planeta. Permitiéndonos ver desde nuestro encierro, cuán prescindibles somos, demostrándonos su amplia capacidad de recuperación y permitiendo que la Tierra respire un poco del trajín de locura al que la habíamos sometido.

Como consecuencia del Covid19, la actividad económica del mundo cayó tremendamente, contrayéndose alrededor de 9.7 %, con pérdidas que van entre los $5.8 y los $8.8 billones de dólares. Para darnos una idea, al tipo de cambio actual y considerando el presupuesto federal mexicano para 2021; se han perdido en el mundo, todo lo que el gobierno de la República se gastaría en los siguientes 28 años. Igualmente, se estima que se pierdan entre 158 y 242 millones de empleos en el mundo durante este año, con las consecuencias económicas, sociales y políticas que esto pudiera traer. Hemos visto cómo la actividad delincuencial ha aumentado y esto tiene relación directa con la pérdida de opciones laborales y de la capacidad de regenerar dichos empleos.

El Covid 19, con todo el dolor que ha traído, es también una lección que nos ha invitado a ser mejores personas. A solidarizarnos con nuestros semejantes y a cobrar consciencia de las consecuencias de nuestros actos. Ojalá que una llamada de atención, tan brutal, permee en la consciencia colectiva y nos lleve a pensar en la huella que queremos dejar en nuestro paso por el mundo y a actuar en consecuencia.

Ojalá que sí.

Además, opino que es necesario e importante generar políticas públicas educativas en relación al cuidado, protección y preservación del ambiente.

OpenA