icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¡A tu salud!Domingo, 13 de Marzo de 2016 00:19 a.m.
De arcaicas lenguas ya desaparecidas que se hablaron en Asia y Europa se pueden adivinar algunas palabras y, una de ellas debió sonar algo así como solo; esta voz encerraba la idea de ‘‘integridad, lo que está completo, lo que nada ha perdido’’.

El viaje que hacen las palabras a través del tiempo y el espacio las va modificando en su forma y las va revistiendo de nuevos significados. Así, de esta antigua voz, en griego encontramos palabras como holo que significa “totalidad” y que está contenida en holograma, que es una imagen tridimensional, pero que literalmente sería “imagen total, completa”; también en holocausto, que aunque hoy la entendemos como ´gran matanza de seres humanos´, en origen era el acto de quemar completamente una res para ofrecerla en sacrificio a la divinidad. La palabra se forma de holo ‘‘completamente’’  y  kaustos ‘‘quemado’’.

Pasando al latín, ahí encontramos que de la misma raíz nacieron varias palabras. Una de ellas es salvare, de donde nacería el verbo castellano salvar que, por cierto, tiene parentesco con las voces inglesas: save (salvar) y safe (seguro, a salvo).  Viéndolo bien, cuando decimos que salimos a salvo de algún accidente o de algún peligro, lo que queremos decir es que salimos completitos.

También en esta lengua hallamos solidus (lo que está firme y se mantiene completo). Los romanos tuvieron una moneda de oro que, por su fortaleza, fue llamada así: solidus, por muchos años, con ella se pagó a los milites (militares) y de ahí quedó que se los llamara soldados (a los que se les paga con solidus y de ahí también se originó la palabra sueldo). Otras voces relacionadas son: consolidar ‘‘dar firmeza’’, solidaridad ‘‘adherirse a algo o a alguien para hacerlo sólido’’ y solemne (cuyo significado original es ‘‘lo hecho con firmeza, cumpliendo todos los requisitos’’).

Palabras de la misma familia son soldar, que ya te imaginarás, implica unir y por lo tanto ‘‘dar firmeza’’; también solicitar,  verbo formado de sollus ‘‘entero’’ y citus ‘‘movimiento’’,  la idea implícita es  ‘‘pedir algo con firmeza y cuidado’’, consideraríamos también a sus derivados solicitud y solícito. De la parentela también es ‘‘saldo’’, lo que queda por pagar de una cuenta, o sea, lo que completa lo que se debe.

Otra palabra latina que comparte raíz con las antes dichas es salus, que en castellano dio salud y de donde nacieron las voces salubre (lo que es bueno para la salud) y su derivado salubridad; desde luego, también el verbo saludar, que es desear salud a nuestros semejantes con un ‘‘buenos días’’ o un simple apretón de manos. Rasgo cultural muy relacionado es la costumbre de responder al estornudo con un ¡Salud!, misma expresión que decimos en un brindis cuando compartimos un buen vino… o  uno no tan bueno, ¡qué más da!

Por cierto, cuando la salud nos abandona perdemos la firmeza y por eso decimos que estamos enfermos, palabra que viene del latín infirmus, que literalmente significa ´sin firmeza ´, justo lo contrario de sólido.

Bueno, ahora sabemos que saludar no es un verbo tan hueco, al contrario, es bastante sólido. Así que les envío un afectuoso saludo en el que va el deseo de que estén completitos y con la solidez que se necesita para afrontar los retos de la vida.

OpenA