icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
4º Informe de gobierno Por: Yanill Brancaccio OlmosMartes, 3 de Diciembre de 2019 01:39 a.m.

El pasado 1º de diciembre, el Zócalo capitalino (plaza central para los no mexicanos) tuvo a bien engalanarse con sendo festival musical y político con el que se celebró el primer año de gobierno del Lic. Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos (para los que no sabían, se trata este del nombre oficial de México).

Este tipo de festejos se deberán ya encontrar dentro de los futuros calendarios – por lo menos hasta el 2024–, pues tendremos, todo lo indica, al menos tres festejos de estas características. A saber, el 1º de julio –día de la elección presidencial–, 1º de septiembre –fecha de la rendición oficial y legal del Informe de gobierno– y 1º de diciembre –fecha de la toma de posesión.

Festejar es muy del mexicano (aunque no haya un verdadero motivo). Se hace fiesta por cualquier cosa.... Por la noticia de un compromiso nupcial, por las despedidas de soltero, por la boda, por los anuncios de un futuro nacimiento, por anunciar el sexo de un bebé por nacer, por el nacimiento, por el bautismo (o evento religioso similar), por los tres años (o presentación de la niña), por los quince años, por la mayoría de edad, por los cumpleaños, por la muerte, por la vida, por la presidencia... por todo. Y pues, si todo lo festejamos, ¿por qué no celebrar por el 4º informe, por el primer año de la toma de posesión, por los logros y los aciertos, porque México va bien?

Este 4º informe al pueblo mexicano no arrojó nada nuevo. Simple y sencillamente fue el repaso de lo medianamente logrado (cosa que está muy bien), pero también nos enfrentamos ante la desfachatada cerrazón del ciego, ese que ve, pero que no quiere ver... que es, a la postre, el peor de todos los invidentes. Pues para nuestro presidente y todo su equipo, el país no podría estar mejor. Eso sí, sólo pidió un poco más de tiempo (un año) para que los resultados –ahora sí– se noten de verdad y que la 4T (Cuarta Transformación) ya no sea sólo una idea, sino una realidad.

Este "pueblo bueno" que alcanza a ver esas bondades presentadas por el jefe del Ejecutivo federal, ya no puede ni debe estar recibiendo sólo las estupendas noticias de lo "bien" realizado.... Así como a l@s niñ@s no se les puede estar aplaudiendo todo el día porque hicieron la tarea. Más bien lo que debe esperar es que se informe sobre lo que se va a hacer, sobre los resultados que se habrán de esperar, sobre los males que se habrán de erradicar en consecuencia de aquella estrategia definida y claramente comunicada... Así como a l@s niñ@s, que le exiges (porque así se le educa) a que su conducta y sus calificaciones deben ser muy buenas para que pueda recibir el premio (juguete, dulce, regalo) anhelado. No hacerlo supondrá en ambos casos mediocridad de miras.

Esta Jirafa en el 4º informe o en esta llamada verbena popular por el primer aniversario de la toma de posesión de AMLO esperaba, con toda sinceridad, que se marcara rumbo, que nos dijeran hacia dónde vamos y que nos señalaran sobre aquello en lo que deberemos estar atentos. Pero no. Lo que sucedió fue la ampliación (en tamaño macroformato) de la ya conocida conferencia mañanera donde los espectadores no fueron –sólo– los medios de comunicación, sino ese "pueblo bueno" que, insistimos aún tiene mucha fe en que "lo mejor está por venir".

Y como esta Jirafa no juzga, ni tiene colores y sólo es una simple y llana ciudadana... sólo pone de manifiesto que si bien la esperanza muere al último... no quisiera que llegara el momento de estarle vigilando la respiración en la sala de cuidados intensivos. Pues pensamos que aún estamos a tiempo de que este que no se ve tan bueno, mejore.

Esta Jirafa esperanzadora, seguirá atenta.

OpenA