icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Odebrecht, el caso que sentenciaría a Lozoya

Julio 16, 2020 / Fernando Velázquez / MONTERREY Emilio Lozoya está en vías de rendir cuentas a la justicia mexicana, entre otros motivos por el caso Odebrecht. Pero ¿de qué se trata?
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
imagenNota La constructora Odebrecht tiene su sede en Sao Paulo, Brasil

Emilio Lozoya, ex director de PEMEX está siendo extraditado para enfrentar la justicia mexicana, acusado de lavado de dinero, cohecho y asociación delictiva. Y una de las situaciones que más agravan su estado jurídico es el Caso Odebrecht.


¿Qué es?

Así se le denomina a la investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en conjunto con otros países de Latino América, respecto a la constructora brasileña Odebrecht, acusada de haber realizado sobornos a altos funcionarios dentro del gobierno de 12 países: Angola, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, EEUU, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, a lo largo de 20 años con la intención de ser beneficiados en contrataciones públicas.


Odebrecht en México

Entre 2010 y 2014, la empresa brasileña estuvo vinculada a pagos por valor de 10.5 millones de dólares a funcionarios mexicanos para ganar contratos en obras públicas, traducidas en un beneficio de 39 millones de dólares .


Dentro de estas obras destaca la construcción de una refinería para PEMEX, en la que estaría vinculado Lozoya por recibir 10 millones de dólares por favorecer a la constructora.

Emilio Lozoya, ex director de PEMEX


Según documentos de la Corte Federal de Nueva York, este tipo de prácticas se llevaron a cabo entre 2001 y 2016, encontrando su pico máximo durante la gestión del ex presidente Enrique Peña Nieto. En este periodo, Odebrecht obtuvo un beneficio del 300%, calculado en función de los sobornos y las utilidades generadas.


En 2011, para la construcción del Complejo Petroquímico Etileno XXI, en Coatzacoalcos, Veracruz, se contó con los servicios de los brasileños, bajo el apoyo del entonces gobernador Fidel Herrera, y fue Javier Duarte quien fungió como mediador en la negociación e incluso viajó constantemente a la sede de la constructora en Sao Paulo.

Marcelo Odebrecht, ex CEO de la empresa junto a Javier Duarte


Un grupo de integrantes de la empresa, aceptó haber sobornado entre 2013 y 2014 a un alto funcionario de una empresa estatal mexicana controlada por el Estado, presumiblemente PEMEX.


A través de su filial Tag Pipelines, Odebrecht ganó una licitación de Petróleos Mexicanos, que consistía en la construcción del gasoducto Los Ramones, que recorre los estados de Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas. El contrato era por 935 millones de dólares y es en esa relación donde se presume la intervención de Emilio Lozoya.


Más casos


Fuera de las fronteras mexicanas, Odebrecht ha sido señalado en otros vínculos corruptos con gobiernos de diferentes países, destacando su situación en Brasil, donde se le acusa de haber destinado 349 millones de dólares para sobornar a varios partidos políticos del país, funcionarios extranjeros y sus representantes en territorio brasileño; además se le vincula con financiamiento de campañas políticas en virtud de conseguir beneficios en contratos de obras estatales, sobretodo aquellos relacionados con la petrolera Petrobras.

El expresidente brasileño, Lula Da Silva, se vio envuelto en el escándalo de Petrobras


En diciembre de 2016, el procurador general de República Dominicana inició una investigación por presuntos sobornos de Odebrecht a funcionarios dominicanos por al rededor de 92 millones de dólares, y para enero de 2017 el Ministerio Público allanó las instalaciones de Odebrecht en la capital dominicana y se reportó que al menos 25 cajas de documentos fueron revisadas, derivando en el arresto de 10 personas involucradas en el caso, condenando finalmente a ocho de ellas a prisión y dos en arresto domiciliario.


Otro de los países donde más fuerza han tenido los escándalos de Odebrecht es Venezuela, en donde se están desarrollando 11 proyectos del gobierno bajo contrato con los brasileños, pero varias de ellas han sufrido retrasos y cancelaciones indefinidas. El presidente de esa nación, Nicolás Maduro, ha sido señalado por haber recibido 35 millones por parte de la empresa carioca para financiar su campaña en 2013.

La justicia venezolana no ha juzgado a Maduro por sus vínculos con Odebrecht


En febrero de 2018 el Tribunal Supremo de Justicia en el Exilio acusó a Maduro por corrupción y legitimación de capitales, solicitando un juicio formal pero que no procedió debido a que el gobierno venezolano sólo reconoce al Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela como organismo para impartir justicia.


La empresa brasileña se ha declarado en bancarrota pero eso no ha impedido que cada vez salgan más nombres relacionados a sus actos de corrupción y con la llegada de Lozoya a México se pueden escribir nuevas páginas en el libro de corrupción que Odebrecht se ha encargado de llenar en los últimos 20 años.

Comentarios imagen
OpenA