icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Andaba en España: reaparece Emilio Lozoya... esposado

Febrero 13, 2020 / Judith Castro / MONTERREY Mientras México alista petición de extradición, en el PRI deja solo a quien fuera uno de los más cercanos a Peña Nieto
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

El amigo y exfuncionario de Enrique Peña Nieto, finalmente, fue aprehendido.

Después de meses de buscarlo, Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex en el sexenio pasado, fue detenido en Málaga, España, cumpliendo una orden de captura por el desvío de $83 millones de pesos a cambio de otorgar contratos de obra pública a la empresa brasileña Odebrecht.

Dos años antes, cuando los señalamientos salieron a la luz en una investigación periodística, Lozoya negó que alguien lo hubiera sobornado.

Custodiado por dos policías españoles, con las manos esposadas atrás de la espalda; y vestido con playera, pantalón y chaleco de color oscuro, Emilio Lozoya Austin fue custodiado por la Policía Nacional del Ministerio del Interior de España.

La policía española había publicado a través de su cuenta de Twitter una fotografía de la licencia de conducir que le fue decomisada al excolaborador del Gobierno de Enrique Peña Nieto, la cual habría sido expedida el pasado 15 de noviembre de 2018 en la Ciudad de México.

La Policía Nacional española informó en un comunicado de que el fraude lo habría cometido entre 2012 y 2013 como presunto responsable de un “entramado de corrupción”.

Por su parte, las autoridades mexicanas solicitaron la extradición, aunque previsiblemente el Juez mañana le comunicará su procesamiento, le tomará declaración y acordará medidas cautelares, como la prisión provisional, si así lo piden las partes.

Una vez cumplimentado ese trámite, la Fiscalía mexicana tendrá que aportar la documentación que justifique la reclamación y, en el caso del que el detenido no acceda a su entrega voluntaria, la Audiencia Nacional decidirá si lo extradita o no a México.

¿QUÉ DICE EL PRI?

Tras la detención de Emilio Lozoya, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) advirtió que las conductas personales no son atribuibles a ninguna institución.

Sostuvo que quienes faltan a la ley son las personas que sirven a aquellas y "a quienes, una vez agotadas las investigaciones, se les debe aplicar todo el peso de la ley".

En un comunicado, el PRI exigió la estricta aplicación de la ley y agotar puntualmente el proceso judicial, en el marco del Estado de derecho. Reiteró que el Revolucionario Institucional está en favor de la legalidad y el respeto a las instituciones.

Lozoya, quien fue detenido en España, era buscado por autoridades mexicanas para que enfrente cargos por operaciones con recursos de procedencia ilícita, ejercicio indebido del servicio público y cohecho.

¿Y ahora sigue Peña Nieto?

La detención del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, podría abrir la puerta a que la Fiscalía voltee a ver al expresidente Enrique Peña Nieto, quien podría haber sabido –por lo menos- de las actividades ilícitas del exfuncionario.

Lozoya Austin, quien fue titular de Petróleos Mexicanos de 2012 a 2016 durante el Gobierno de EPN, estaba prófugo y con paradero desconocido después de que la Fiscalía General de la República (FGR) lo acusó de haber recibido sobornos de la firma brasileña Odebrecht y de haber participado en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes, por lo que tenía una orden de captura en su contra.

El pasado 30 de enero el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto Castillo, aseguró que Emilio Lozoya desvió $83 millones de pesos, con fines electorales, mediante el esquema de triangulación de recursos a través de una universidad.

“Lo que encontramos durante la administración anterior fue la generación de empresas fachada; esas empresas fachada eran constituidas, se convertían en elementos absolutamente contrarios al interés del empresariado mexicano, en razón de que competían ilícitamente contra los empresarios, porque ganaban los contratos, y estas empresas, tres o cuatro veces después de haber ganado millones de pesos en contratos, desaparecían’’, explicó hace semanas.

Lozoya Austin participó en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto como coordinador de vinculación internacional, además de que era uno de sus amigos personales.

Recientemente la Secretaría de la Función Pública confirmó la inhabilitación por 10 años de Lozoya.

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que “no se juzgará” a los mandatarios anteriores y –extramuros– se sabe que hay un acuerdo con EPN, todo podría cambiar dependiendo de la defensa de Lozoya Austin.

Comentarios imagen
OpenA