OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Ven 'simulación' en alertas ambientales de Nuevo León

Marzo 30, 2021 / Rosalinda Tovar / MONTERREY En la entidad hay 5 mil 472 empresas como concreteras, asfalteras, cerámicas, cementos, productos químicos, alimentos, entre otros, y sólo 12 inspectores para revisar que detengan sus procesos en los días con mala calidad del aire.
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Expertos en temas de medio ambiente y activistas de la localidad aseguran que las alertas ambientales que emite el gobierno de Nuevo León cuando la contaminación llega a niveles críticos son una “simulación”, o un acto poco efectivo para frenar la emisión de contaminantes a la atmósfera.

Además, señalaron que debido a que más allá de decretar la alerta ambiental no hay evidencia pública de que en esos momentos se tomen acciones con empresas y ciudadanos para combatir a las emisiones contaminantes.

Y es que en una ciudad como la zona metropolitana de Monterrey donde en siete de cada 10 días se rebasa la norma ambiental, las alertas ambientales parecen no estar consiguiendo efectos palpables, pues la contaminación sigue.

Supuestamente, la alerta ambiental debería significar el cese de muchas actividades contaminantes.

La Procuraduría del Medio Ambiente, a cargo de Raúl Pedraza, afirma que cuando se emite una alerta ambiental se aplican medidas como, por ejemplo, pedirle a las pedreras que paren la extracción de la caliza, a la industria química que pare algunos hornos o reduzca volumen de carga, y a las asfalteras, que dejen de hacer mezclas que generen emisiones.

Pero, según afirma el experto en temas ambientales Rolando Ibarra, la autoridad no ofrece pruebas públicas de que eso efectivamente ocurra en la urbe regia, ni tampoco transparenta sus inspecciones.

Incluso, hay alegatos de que esas interrupciones a los procesos industriales no ocurren, pues, en algunos momentos, los vecinos de Santa Catarina han reportado que las empresas de extracción de piedras siguen explotando los cerros durante las alertas ambientales.

La más reciente alerta se emitió el pasado 25 de marzo y concluyó ayer porque, según bajaron las concentraciones de PM10 gracias a que se ha avanzado en el combate al incendio en la Sierra de Santiago, que era una de los principales motivos de la nata de aire sucio sobre la metrópoli regia.

En los números no se ve tal mejoría, pues ese día el índice rondó los 282 o más µgr/m³ y aunque ayer bajó a 80 µgr/m³, un valor que aún se considera una mala calidad del aire.

Además, Pedraza señaló que tienen “en el radar” a por lo menos 300 empresas que son las que más contaminan, aunque para ello sólo tienen hasta 12 inspectores.

En total en el estado hay 5,742 industrias de las cuales la mayoría son de competencia estatal.

“Ya tenemos las áreas críticas, se da una vigilancia un rondín por la zona, y no se detectaron ninguna que estuviera fuera o no acatando las indicaciones. “Son muchas (empresas), se vigilan, se verifica que estén aplicando su programa y se retiran, son cuestiones relativamente rápidas porque son muchas”, indicó Pedraza.

El experto en temas ambientales, Rolando Ibarra, dijo que el estado debería presentar pruebas de que realmente acude a vigilar las industrias como ocurre en otros países donde se transparentan los procesos.

El activista Guillermo Martínez indicó que no dar cuenta de las acciones genera sospechas de que los inspectores se hacen de la “vista gorda” o de actos de corrupción.

“Las alertas ambientales que emite el gobierno de Nuevo León a través del Desarrollo Sustentable son como las llamadas a misa, el que quiere va y el que no quiere no va, no pasa nada, absolutamente nada. “¿Por qué?, porque una alerta ambiental requiere de una serie de medidas restricciones, advertencias y planes concretos, pero aquí nada más te dicen, fíjense que estamos en una alerta ambiental, Dios que los ayude”, afirmó Martínez.

Tres alertas y sin pruebas de suspensión de actividades

En lo que va del año, se han emitido tres alertas ambientales, una en enero y dos en marzo, y no hay registros de que algunas hayan parado totalmente.

Y se acuerdo, con las autoridades estatales, los “rondines” durante alertas ambientales, principalmente se dan en los municipios Escobedo, Santa Catarina, San Nicolás y Juárez que es donde hay mayor actividad industrial.

Según registros oficiales, en Nuevo León hay 5,472 empresas de fabricación de concreto, cemento, cerámica, productos químicos, alimentos, cartón, metal-mecánica, entre otros.

De esas, el 70%, es decir, 3,379 se dedican a la fabricación de productos metálicos; 205 son de metales básicos; 532 de productos a base de minerales no metálicos; 537 al plástico y hule; 414 a la industria química y 45 fabrican productos derivados del petróleo y el carbón.

¿Cuándo se activa la alerta?

Una alerta ambiental se activa cuando un contaminante supera tanto el Índice de Aire y Salud como los valores de la NOM-25-SSA1-2014, que en el caso de las PM10 es un índice de 156 y si se alcanza un promedio de las concentraciones en las últimas 24 horas de 135 µg/m³

  • Acciones a seguir en una alerta ambiental en NL:
  • Pedreras: Suspender actividades de molienda, trituración y reforzar la humectación de patios y caminos
  • Asfalteras: Dejar de hacer mezcla donde se genera la emisión y humectar sus patios
  • Rellenos Sanitarios: Dejar de echar capas de tierra sobre los residuos y humectar para que no se levante el polvo
  • Cerámica: Humectar patios y no tener al aire libre materia prima, que son las arenas
  • Químicas: Dejar de funcionar hornos o reducir el volumen de carga
  • Alimentos: Retirar la materia prima que no esté al aire libre, en el caso de los hornos que lleguen a tener o reducir su actividad o bajar las cargas
  • Industrias que trabajan metales: Humectar o cubrir sus patios, pues tienen polvos ferrosos

 



Comentarios imagen
OpenA