OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Samuel García no tendrá un Congreso local aliado. Tendrá que 'transitar' con PAN y PRI para gobernar

Junio 08, 2021 / Rosalinda Tovar / MONTERREY Si Samuel no aprende a "transitar" con PRI y PAN, difícilmente podrá gobernar Nuevo León, debido a que estos dos partidos son los que controlarán el Poder Legislativo local.
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Monterrey, Nuevo León.-Es incorrecto pensar que Nuevo León "se pintó de naranja", pues si bien MC se llevó dos puestos ejecutivos clave: la gubernatura y la alcaldía de Monterrey, los ciudadanos eligieron al PRI y al PAN para otras funciones, las legislativas.

Y es que el virtual ganador de la elección de gobernador Nuevo León, Samuel García, tendrá enfrente un Congreso local dominado en un 85% por el PRI y PAN, por lo que si quiere que su proyecto de gobierno se consolide tendrá que asumir que la negociación y dejar atrás su "tono de confrontación", afirmaron expertos.

Para politólogos, la conciliación será la “fórmula y receta única” para que el emecista alcance un estado de verdadera "gobernabilidad", cosa que El Bronco tardó al menos un año en entender.

Para empezar, el Congreso local es el que aprueba el Presupuesto estatal y también tiene que validar los nombramientos de Secretario de Finanzas y Tesorero General del Estado y el de Contralor.

En política, coincidieron, “todo se tiene que negociar”, pero en este caso no hay otro camino pues de lo contrario, le ocurrirá lo mismo que al actual mandatario Jaime Rodríguez Calderón, cuyos primeros tres años de su gobierno “casi estuvieron paralizados” por falta de acuerdo con los diputados locales.

Incluso, sugirieron verse en el espejo del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien para implementar su “4T” necesita de una mayoría en el Congreso de la Unión.

“Va a tener que generar las condiciones para cabildear con los otros partidos políticos y generar propuestas de Ley, por supuesto, porque si no eso puede generar que no le permitan que sus propuestas o leyes puedan avanzar, o simplemente cualquier otra dinámica de actividad política

“Sino le va a pasar algo muy parecido a lo que pasó con el gobierno que está en turno y que desafortunadamente no pudo de alguna manera negociar en ese sentido, entonces si hay mucho trabajo por hacer por parte del ejecutivo para poder diseñar y sentar a la mesa, tener la capacidad de sentar a la mesa a los partidos políticos que no son de su partido”, dijo la doctora en política pública, Xóchitl Arango.

Aunque en campaña García hizo constantes llamados a votar también por los candidatos a diputados locales de su partido Movimiento Ciudadano, hasta el corte más reciente de la Programa de Resultados Preliminares (PREP) de la Comisión Estatal Electoral, ninguno había ganado.

El PREP indica que el PRI tendría mayoría pues lleva ventaja en 12 distritos locales, le sigue el PAN con 10 y en tercer lugar Morena con cuatro distritos locales.

“Él pedía que también se le acompañara, probablemente la oferta con la que él se acompañó no fue buena.

“Samuel yo creo no llega arropado por legisladores porque le faltó esa capacidad, pero no quiere decir que eso sea lo correcto, lo que hay dejar de hacer es lo que hacen los otros, de movilizar gente”, afirmó la politóloga Lourdes López, quien fue consejera del desaparecido Instituto Federal Electoral.

Un escenario es muy similar al actual, es lo ocurrido en el 2015, cuando el Bronco arrasó en la elección al obtener más del 50% de la votación, pero no tenía ni un solo diputado local.

En esa legislatura, el PAN ganó 16 distritos más cinco que le asignaron por representación proporcional; el PRI se adjudicó 10, más cinco de representación proporcional por lo que juntos tenían 35 asientos y el resto de las 42 curules que tiene el Congreso de Nuevo León, se repartieron entre otros partidos.

“Samuel tendrá que mostrar habilidades conciliadoras porque de lo contrario, ya vivimos lo que significa tener un gobernador peleado con el Congreso, lo recordamos en la primera etapa de Jaime, así que es que ojalá y el gobernador que está próximo a ser gobernador electo, gobernador de facto, virtual gobernador, esté dispuesto a conciliar, a entender que gobierna para propios y extraños.

“Lo mejor que puede hacer para él y para Nuevo León es entrar a acuerdo con los diputados porque el voto de la mayorías también se le puede voltear, se le puede enojar, por rabietas, porque es una historia que ya vivimos con Jaime”, dijo el analista Oscar Tamez.

- Dejar atrás la confrontación

 

Los expertos indicaron que, para empezar, García tiene que dejar desde ahora la etapa de la confrontación, principalmente por las redes sociales.

Arango afirmó que deberá entender que tendrá que gobernar no sólo para sus simpatizantes sino para toda la población.

De lo contrario, afirmó, se menguará su legitimidad.

“Ahora la posición es que va a gobernar para todos, ya esa dinámica de confrontación, esa dinámica de un marketing político, de redes sociales tiene que cambiar, porque ahora la legitimidad que tiene que tener ante los ciudadanos, tiene que ser de resultados, esa es la gran diferencia.

“Ya las redes sociales no son un juego, ahora es un gobernante legítimo por las autoridades, por el arbitro y evidentemente la mejor legitimidad que puede tener son los resultados que vaya dando”, indicó.

- Vetos y gobernabilidad

 

Reflejo de la falta de acuerdos, es que en la pasada legislatura, el gobernador vetó 42 leyes y en la actual lleva 29.

Eso, indicaron, es reflejo de que se tiene que recurrir a dicha medida cuando no se cuenta con una bancada.

Tal situación puede llegar a mucho más pues genera un clima de ingobernabilidad en caso de que el ejecutivo estatal en turno y el congreso no se ponga de acuerdo.

“Entonces si habrá que platicar mucho, bien, hay que construir los acuerdos, habrá que negociar acuerdos, si esto sigue el curso que debe seguir ya veremos que personajes acompañan a Samuel García, no me quiero imaginar que sea un gobierno de puro jovencito”, dijo López.

Comentarios imagen
OpenA