icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

'Paro' por COVID-19 ya cobra 'víctimas laborales'

Marzo 26, 2020 / Iram Hernández y Olivia Martínez / MONTERREY Miles de regios pasan de la emoción de descansar... al estupor de perder el trabajo
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
imagenNota Foto: Iram Hernández
imagenNota Foto: Especial

Afortunadamente en Nuevo León no se han registrado muertos por el coronavirus, pero lo que sí ya hay son “víctimas laborales”, esto es, cientos o miles que se han quedado sin empleo.

A raíz del “paro” económico derivado del COVID-19, muchos trabajadores han pasado de la emoción de “descansar” unos días, al estupor de quedarse sin trabajo.

“Temo” es un mesero, que es padre de familia, y que tiene una niña de nueve años de edad y otro en camino.

Al principio de que le dijeron que no irían a trabajar unos días, le dio gusto, pero luego eso se convirtió en terror cuando el restaurante en el que trabaja cerró hasta nuevo aviso.

El joven de 29 comentó a El Horizonte que les dijeron en su empleo que los iban a apoyar, pero a casi una semana de estar “desocupado” no les han depositado.

“Estoy pagando $1,800 de renta. Gracias a Dios ya pagué, pero para el otro mes va a estar complicado, porque prácticamente estoy a la deriva, mis últimos ahorros se están terminando”, indicó el mesero.

Un sueldo de entre $400 a $500 pesos a la semana es lo que en promedio se da a quienes trabajan de meseros, dependiendo del restaurante al que pertenezcan, pues el principal ingreso se lo ganan a través de las propias de los clientes.

“Nos pagan entre $400 a la semana porque incluso nos dicen que nos estamos haciendo ricos con las propinas, cosa que no es nada cierto, muchas familias dependen de ese ingreso, hay muchos estudiantes, pero también hay muchos que somos cabeza de familia y no vemos para cuándo.

Asimismo, pequeños y medianos empresarios como Julio Ramos, quien opera como agencia contratista de trabajadores de la construcción, ha resentido el impacto económico.

El contratista de albañiles señaló que debido al coronavirus, varios de los proyectos en puerta se vinieron abajo principalmente por especulaciones del mercado entre desarrolladores, dejando en “stand by” no sólo a su pequeña empresa, sino a una docena de personas que la integran.

“Mis muchachas que me apoyan en la oficina, son tres, se fueron con goce de sueldo; se llevaron las computadoras para seguir apoyando en lo que puedan, los muchachos trabajadores fijos que tengo son como seis, también se fueron libres.

“Las muchachas tienen a sus esposos, los chavos nada más se les dio lo de su última semana, pero después cómo le van a hacer, si no hay trabajo, muchos clientes están declinando sus trabajos de mantenimiento, inversiones, remodelaciones”, señaló Ramos.

“Roberto” se quedó desocupado en una oficina hasta nuevo aviso, lo cual lo orilló a ver tutoriales para hacer gel antibacterial casero y venderlo, aunque esto también le ha traído críticas.

“Está a buen precio, $100 pesos el litro, tenemos que llevar dinero a la casa porque los recibos no dejan de llegar y el hambre nos sigue dando.

“Ya me andan quemando por ‘Face’ que estoy lucrando con la desgracia, pero la verdad es que no hay trabajo, si regularmente es difícil, soy ingeniero en sistemas, porque está muy competido y hay mucha oferta, ahora con esto termina de complicar las cosas”, apuntó el hombre, quien pidió no ser fotografiado para evitar señalamientos públicos.

Comerciantes dicen estar en 'quiebra'

Mientras elementos de Fuerza Civil invitaban a la clientela de la Plaza Morelos, en Monterrey, a irse a sus casas para evitar contagios de coronavirus, surgió la otra parte de la historia: la de los locatarios de la Plaza Morelos, que a consecuencia de esas y otras medidas de la contingencia ya están quebrando, y aunque llevan por lo menos semana y media sin clientes, en cambio, sí son obligados a pagar la renta de entre $25,000 y $50,000 pesos por cada espacio comercial.

A consecuencia de que el gobierno de Nuevo León paralizó la mayor parte de la actividad económica, este es el drama de ellos, particularmente en Interplaza, un centro comercial ubicado en el cruce de Juárez y Morelos.

“La Policía está sacando a la gente y está bien porque es una medida de contingencia, el problema es que nosotros sí tenemos que estar abiertos y pagando la renta, pago mensualmente $32,000 pesos... Ya cerré porque no tenía gente. No podemos estar abiertos si no hay gente, a quién le vendemos, es ilógico”, dijo Juan Carlos Garza, uno de los locatarios.

Ante esta situación, los comerciantes exigen que la renta se les condone.

Jorge Collado, otro de los afectados con la parálisis sanitaria, comentó “estamos pidiendo no pagar hasta que pase esa contingencia. Estábamos esperando de buena fe a que los de la plaza se conmovieran. Al gobernador le pedimos que nos incluya porque nos tiene nada más de aparador, no hay gente, no le puedo vender a mi vecino y mi vecino a mí, lo que pedimos es que no haya cobros”.

La exigencia de los vendedores, entre ellos de ropa, artesanías, playeras, comida, accesorios y souvenirs, es unánime

“Lo que estamos demandando a la plaza es que nos permita cerrar, guardarnos todos, protegernos en nuestras casas y que se detenga la renta porque no hay ingresos. No vendemos ni un 5 %, ayer no vendí ninguna playera, y hoy tampoco”, dijo Aída Flores, otra de las locatarias.

Comentarios imagen
OpenA