OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima
imagen impreso
Impreso

Migración ilegal rebasa a autoridad en Nuevo León

Junio 30, 2021 / Andrea Rodríguez / MONTERREY Agentes migratorios en la entidad son insuficientes para atender y frenar a no mexicanos
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Considerando ese número, en Nuevo León existen dos agentes del INM por cada 100,000 habitantes mientras que policías estatales y municipales son 250 por cada 100,000 habitantes.


Nuevo León.- La migración ilegal en Nuevo León se ha disparado considerablemente, pues de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Migración (INM) la presencia de extranjeros indocumentados creció 264% en el presente año.

Mientras se presenta esta situación, la delegación del INM reduce cada vez más su número agentes, lo cual a decir de expertos el tema migratorio en la entidad se está saliendo control, ya que la falta de “manos” en Migración genera dos fenómenos: por un lado, no se puede “cuidar” de los migrantes, un sector vulnerable que en muchas ocasiones no tiene donde dormir ni qué comer y que “queda a merced” de bandas delincuenciales o el crimen organizado que se aprovecha de ellos y los obliga a participar en sus filas.

Y por el otro lado, no hay vigilancia sobre estos grupos de migrantes, ya que se han documentado casos en los que participan en delitos como asaltos o robos.

Todo esto ocurre frente a un marco legal que impide a las policías estatales y municipales revisar el estatus migratorio de alguien, ya que eso sólo le compete al INM.

Expertos y exfuncionarios del Instituto Nacional de Migración afirman que en caso de que un extranjero cometa algún delito o falta sólo se le puede detener en flagrancia, pero nunca de manera preventiva para investigarlo.

Según la Unidad de Política Migratoria del INM, en Nuevo León, de enero a abril de 2020, se contabilizaron 994 “extranjeros presentados ante la autoridad y devueltos”, mientras que en el mismo periodo de 2020 fueron 3,615, es decir, 264% más.

Además, esos 3,615 indocumentados “rescatados” son 8% superior a los 3,340 de todo el año pasado.

En cuanto a migración legal, cuyo flujo también es tarea de los agentes del INM, todo el año pasado ingresaron al estado 276,405, y de enero a mayo de 2021 fueron 217,054, es decir, en los primeros cinco meses del año casi se alcanzó la cifra de 2020.

Y en lugar de crecer, la delegación del INM a cargo de José de Jesús Barajas Santos se achica pues, según fuentes de la dependencia federal, a mediados del año pasado tenía 120 agentes y actualmente sólo tiene 90 que son 28% menos.

Considerando ese número, en Nuevo León existen dos agentes del INM por cada 100,000 habitantes mientras que policías estatales y municipales son 250 por cada 100,000 habitantes.

“Es decir, si tuvieran facultad para revisarlos, los policías serían una fuerza mucho mayor que coadyuvaría en controlar el fenómeno”, indicó un exfuncionario del INM.

Según la fuente, para Nuevo León lo óptimo sería que existieran 180 agentes del INM, pues tan sólo al Aeropuerto Internacional de Monterrey se le destinan 35 y se necesitan muchos más.

El experto en seguridad, Julio César Puente Ledezma, señaló que los indocumentados, principalmente centroamericanos, se encuentran a merced de la delincuencia organizada. Eso, dijo, ocurre principalmente en Tamaulipas, por eso muchos de ellos se vienen a Nuevo León.

“Migración no tiene personal ahorita, entonces queda a los municipios la tarea de vigilar los reglamentos de orden y gobierno, pero sucede que ellos no tienen facultad para hacerlo, porque la ley dice claramente que quien ingrese al estado y la República goza de todos los derechos que tiene cualquier ciudadano, entonces eso genera descontrol”, señaló el experto en seguridad, Julio César Puente Ledezma.

Extranjeros sin documentos a merced de bandas criminales

De acuerdo con expertos, aunque no hay una medición oficial, cada vez es más frecuente conocer de la participación de extranjeros en delitos que se comenten en la ciudad.

Se tiene conocimiento de que la delincuencia organizada los recluta para tráfico de personas y drogas, aunque también de participación directa en bandas delictivas.

En febrero de 2020, elementos de Fuerza Civil detuvieron a dos centroamericanos originarios de Honduras y El Salvador, al ser sorprendidos mientras golpeaban a una persona, quien aseguró que la agresión fue porque pretendían despojarlo de su dinero.

Al respecto, la Secretaría de Seguridad Pública del estado de Nuevo León informó que los hechos ocurrieron como en el centro de Monterrey, cuando los preventivos realizaban un recorrido de vigilancia, y al pasar por el cruce de las calles Treviño y Zaragoza, los oficiales se percataron de que dos hombres atacaban a golpes a otro sujeto, por lo cual detuvieron su marcha y descendieron de su unidad para brindar auxilio a la víctima.

Los presuntos asaltantes fueron identificados como José de 19 años, originario de El Salvador y Jeferson de 22 años de edad, procedente de Honduras, quienes fueron detenidos en el acto y fueron puestos a disposición de la autoridad competente, y fueron investigados por presunto intento de robo, lesiones y sobre su situación migratoria en el país.

Y aunque no se tiene claro de la situación migratoria de otras bandas, se conocen casos como los de los robos de relojes Rolex que la mayoría de las veces se ha presentado en plazas comerciales de San Pedro.

Uno de los más sonados fue el que se presentó el pasado 17 de febrero de 2019, cuando el joven identificado como David Alberto Yarte Carranza, de 24 años, fue asesinado luego de que se resistió a ser despojado de su reloj Rolex por una banda de venezolanos, en la plaza comercial Tanarah en San Pedro.

También, el INM sabe que participan en redes de trata de personas y hasta hay grupos de colombianos usureros que prestan dinero en Guadalupe y Santa Catarina.

“Es gente que no tiene para comer o gente que puede ser reclutada por el crimen organizado para cometer ilícitos, que eso es lo que está pasando.

“Los migrantes vienen a refugiarse a Monterrey, pero el problema está en que la delincuencia organizada se sirve también de ellos”, apuntó el experto en seguridad, Julio César Puente.

 

Agentes de migración tardan horas en llegar

El descontrol se origina a partir de que como son muy pocos agentes para las garitas y puntos de revisión, cuando una Policía llega a detectar algo irregular tiene que esperar a los agentes migratorios los cuales tardan, a veces, hasta cuatro horas en llegar.

“Eso hace que los de la Sedena, Fuerza Civil, se desesperen e incentiva a que no ayuden a controlar el terreno.

“Es que a veces se tiene que mover un grupo de agentes varios municipios para ir a revisar camionetas donde llevan a indocumentado, ahí es donde se va generando el descontrol”, señaló el exfuncionario del INM.

 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Comentarios imagen
OpenA