icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

'Nos procesaron por venganza': Exdirectivos del Topo Chico señalan a exprocurador

Febrero 11, 2020 / Iram Hernández / MONTERREY De acuerdo con los exdirectivos del reclusorio, el castigo que recibieron pudo derivarse de una 'venganza' por parte de las autoridades estatales
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

En más del revelador testimonio que brindan los dos principales exfuncionarios del Penal del Topo Chico que estaban en funciones cuando ocurrió ahí la peor masacre en la historia de México, ahora sale a la luz que, de acuerdo a lo que ellos aseguran, el castigo que recibieron tras los hechos pudo haber derivado de una "venganza".

Tanto el exsubcomisario de Administración Penitenciaria, Jesús Fernando Domínguez Jaramillo, como la exdirectora de dicho penal, Gregoria Salazar Robles, fueron procesados por homicidio calificado, y a mediados del 2018 fueron exonerados.

Según el testimonio, habría sido el exprocurador del estado, Roberto Flores Treviño, quien encontró en la lamentable masacre del Topo Chico, la ocasión perfecta para vengarse contra estos dos funcionarios, por haberle negado previamente una carta de no antecedentes penales que le requería el Congreso local para ocupar dicho cargo.

Esa acusación la lanzan directamente los exdirectivos en entrevista exclusiva con El Horizonte a propósito de que ayer lunes se cumplieron cuatro años de la peor masacre penitenciaria de México en la cual, oficialmente, fallecieron 49 reclusos.

"La problemática no era directamente conmigo sino que era más bien con el licenciado Jaramillo y esto se dio desde tiempo antes de que ingresara yo a la administración del actual gobierno.

“Fue precisamente porque no quiso otorgar una carta de no antecedentes y de ahí se generó el conflicto y se genera todo esto y obviamente, al ser yo una persona de confianza del licenciado Jaramillo, es que se da toda esta situación", declaró Salazar Robles.

Flores Treviño ocupaba la carta para que el Congreso local lo nombrara Procurador en octubre del 2015 y Domínguez Jaramillo se la negó porque tenía antecedentes penales por portación ilegal de arma de fuego lo cual se considera un delito federal; antes de ser subcomisario en el actual gobierno, Domínguez era comisario y le tocaba expedir dichos documentos.

“Recuerdo que me pidieron un favor, a través de un contacto, porque se iba a postular como Procurador ya que era el consejero en seguridad del actual gobernador, y no se le dio la carta porque tenía dos acusaciones por portación de arma; no estaba fichado porque llevó el proceso en libertad, pero sí tiene los antecedentes”, señaló el exsubcomisario.

Aun sin dicha carta, Flores Treviño logró ser Procurador ya que presentó un documento con el que acreditó que nunca había sido fichado en alguna prisión del país.

"Si tenía antecedentes penales, creo que era delito federal al parecer arma de fuego, que ya hace buen tiempo que pasó esto y no pueden decirle que no tenía porque sí contaba con antecedentes y de ahí es donde se genera el problema y hasta que llegamos a esto", confesó en exclusiva Salazar Robles.

Domínguez y Robles expresaron que el descontento de Treviño no quedó ahí sino que al ocurrir la masacre a los primeros que acusó ante un juez por homicidio calificado fueron a ellos pese a que ocupaban cargos administrativos.

Por esa razón estuvieron presos 2 años y 3 meses hasta que a mediados del 2018 fueron exonerados mientras que a otros responsables jamás se les enjuició.

"Yo creo que desde el momento en que ingresa el nuevo gobierno hay un poco de desconfianza hacia el personal que laboramos de la administración anterior.

"Yo creo que a partir de ahí fue que se decidió tener una actuación en contra de nosotros y creo que fue porque no éramos parte de la administración actual", sentenció Salazar Robles.

Comentarios imagen
OpenA