icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

'Madrina' de Castillo solapó malos manejos

Marzo 10, 2017 / Héctor Camero / MONTERREY Mirna Saldívar impuso a exlíder y a tesorero; desde SNTE nacional, rechazó pedirles cuentas
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

La falta de transparencia en el manejo de las finanzas durante la gestión de Guadalupe Castillo García al frente de la Sección 50 de Maestros tiene un nombre: Mirna Saldívar Paz. 

La exdirigente del SNTE, en esa misma sección logró ‘mayoritear’ a Castillo, un excolaborador, como el nuevo líder del magisterio, y además, pudo solapar las anomalías en su gestión debido a su posición en el SNTE a nivel nacional. 

Lo anterior, ya que ocupó desde su salida de la dirigencia un puesto clave en el magisterio nacional, como presidenta del Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Resultados. 

Es decir, que ella fue la máxima autoridad en cuanto a fiscalización y rendición de cuentas en lo que a las  diferentes secciones magisteriales se refiere. 

Para maestros entrevistados que optaron por el anonimato, desde ese entonces era difícil suponer que Saldívar pondría en la mira a su sucesor. 

Por si fuera poco, Saldívar logró lo que pocos dirigentes han alcanzado en el SNTE: colocar a las dos piezas clave del organigrama, ya que también colocó a un incondicional, Rigoberto Lozano, secretario de Finanzas. 

“En las anteriores administraciones era lugar común que los maestros eligiéramos a un secretario general de un grupo y a otro de otro, para equilibrar fuerzas y que de esa forma se pudieran vigilar uno a otro”, refirió una maestra de secundaria del sur de Monterrey. 

“La lógica es que si al menos uno de los dos no es corrupto, las cuentas más o menos saldrían bien”, mencionó un inspector del norte de la metrópoli. 

Tal fue el caso, dijo, de la gestión de la propia Saldívar, en la que a pesar de desavenencias entre los distintos grupos, se entregaron resultados positivos, tales como un pasivo de cero pesos. 

Esto se logró gracias a que Mirna Saldívar y su secretario de Finanzas de ese entonces, Ismael Navarrete, pertenecían a grupos diversos. 

La toma de poder total

Sin embargo, esto cambió cuando se dio el Congreso Seccional 2012, en la que su propio grupo, “Los Mirnos”, burló a la oposición y ‘mayoriteó’ a los delegados que votaron por el nuevo comité. 

Según fuentes, esto fue maniobra de Elba Esther Gordillo, la depuesta líder del SNTE a nivel nacional desde 1991 hasta 2013, año en que fue encarcelada por presunto lavado de dinero y delincuencia organizada. 

“Fue una imposición descarada. A toda la gente que quería impulsar a sus grupos o afines se les hizo a un lado. Pero eso no fue todo; Elba Esther fue más allá. Hizo llamadas, cruzó llamadas con Poncho (Alfonso González Ruiz, dirigente de la sección 50 de 2000 a 2004), así como con Alvarado (José Ángel Alvarado, exdirigente del periodo 2004-2008) en tono amenazante. Hay quienes dicen que incluso hasta de muerte”, comentó un exintegrante de la cúpula de la gestión de Saldívar. 

 

 

 



Comentarios imagen
OpenA