icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima

Estamos en la peor crisis: restauranteros

Marzo 25, 2020 / Iram Hernández / MONTERREYCanirac asegura que parálisis sanitaria por COVID-19 pone en riesgo 50,000 empleos
icon_facebookicon_twittericon_linkedin
imagenNota Foto: Luis Guerra
imagenNota Foto: Luis Guerra

Ante las medidas tomadas por el estado y los municipios de Nuevo León de parálisis sanitaria por el COVID-19, restauranteros de la entidad afirman vivir la peor crisis, la cual estiman durará tres años.

Tras las medidas impuestas por las autoridades, 3,400 restaurantes dejaron de funcionar temporalmente, los dueños de estos negocios señalan que están en riesgo más de 50,000 empleos.

Un ejemplo de este cierre temporal es la cadena de restaurantes Los Arcos que desde el pasado sábado 21 de marzo cerró sus tres sucursales de la zona metropolitana, ubicadas en Morones Prieto, Garza Sada y San Nicolás, y lo mismo ocurrió con las restantes 24 que tiene en otras partes del país.

Una fuente de la empresa dijo que a sus 350 trabajadores, en Monterrey, les pagarán sus sueldos de la siguiente quincena, pero no saben cuánto tiempo podrán resistir a la situación.

"Ahorita está todo cerrado, estuvimos operando con una afectación de 80% porque es algo que no está en nuestras manos, ya habíamos sobrevivido a la influenza H1N1, pero ahorita no nos habíamos enfrentado a algo así.

"Ahorita vamos a tener nada más para el sueldo de los empleados para ayudar, pero ocupamos que las autoridades nos apoyen porque no sabemos como muchas personas cuánto va a durar esto", dijo el vocero.

Otros negocios como el tradicional El Castor, ubicado en las avenidas Gonzalitos y Leones, de Monterrey, se han sobrepuesto al cierre, pero reportan caída de ventas muy notable.

"Han bajado las ventas un 50%, seguimos con el comedor y para llevar, esperamos que nos den un apoyo como en otros países en los servicios primarios o congelar los créditos a un mes porque está muy difícil todo.

"No hemos recortado personal, hemos tenido que tomar las medidas de higiene del gel, el espacio, no tener aglomeraciones, aunque hay menos personas", dijo el administrador Roberto Rodríguez.

Moeller señaló que están tramitando con autoridades federales y locales un plan de incentivos, pero hasta el momento no se ha concretado nada.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), en el estado están adheridos a esta agrupación 20,000 negocios, de los cuales 3,400 cerraron temporalmente, y 2,000 posiblemente ya no abrirán.

Jorge Moeller Villar, líder de este gremio, apuntó "es la peor crisis que hemos sufrido en la historia y la peor que sufriremos, vienen situaciones más difíciles. Va haber restaurantes que van a cerrar, porque se les está indicando o por sumarse a la situación nacional o internacional, pero va a haber muchos que no van a poder abrir".

Abundó que "la crisis restaurantera viene desde el año 2019, cuando las ventas cayeron hasta un 45 o 50% a excepción de los restaurantes nuevos, los ya establecidos de más de cinco años han tenido una debacle exagerada y el coronavirus ha venido a potencializar esto a la ´n´. En 2018 se abrieron 100 restaurantes, en 2019 se abrieron 250, pero, cerraron 2,040; fue un año muy difícil donde muchos restauranteros optaron por apostarle a 2020 esperando a que se destape la economía".

Comentarios imagen
OpenA