icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Afectaciones en la Huasteca tardarán 15 años en recuperación, alerta experto

Enero 13, 2020 / Iram Hernández / MONTERREY Autoridades del parque solicitan contar con más personal de vigilancia
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Hasta más de 15 años tardará en recuperarse los daños y afectaciones por desmontes y trabajamos con maquinaria pesada al interior del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, así lo señaló el encargado del Despacho de la Dirección del Parque Nacional Cumbres de Monterrey, Edgardo Ortiz.

El funcionario indicó que ante una depredación y deforestación gradual por asentamientos humanos se mantiene en riesgo a más de diez especies de flora y fauna, incluso endémicas por la alteración al ecosistema en dicha zona natural.

“Han ido avanzando poco a poco estás afectaciones por lo que requerimos que nos avisen. Va tardar de 10 a 15 años para volver a su estado natural se necesita mucho tiempo para darnos una idea una cactácea puede crecer un centímetro por año y las cactáceas que tenemos de 30 centímetros llevan 30 años creciendo”, señaló Ortíz.

Respecto al avance de los desmontes y la vigilancia para prevenir está situación, el técnico indicó que solo hay cinco elementos para vigilar toda esta zona, por lo que denunció la falta de al menos cinco guardabosques así como un mayor presupuesto, sin especificar alguna cantidad.

“El reto que tenemos es mucho la problemática es bastante grande y los técnicos del parque resultan insuficientes ante la problemática que se presenta, necesitamos mayor cantidad de guardaparques y de recursos, pero que los elementos tengan perfiles afines y con especialidades”, indicó el especialista.

Puntualizó que existen especies en listadas tanto en peligro de extinción como amenazadas a la extinción de acuerdo a la norma oficial NOM059 SEMARNAT 2010.

“Tenemos diferentes tipos de árboles como la picea martinezii, un pino enano que está muy restringido su distribución, pícea remonti que es endémico y también está en peligro de extinción, así como diferentes tipos de agaves.

“De los animales, hay varios ejemplos como la cotorra serrana oriental, una especie de perico que sólo habitan sierras de Coahuila y Nuevo León en superficies muy reducidas, es el único psitácido que tenemos en el noreste de México, es endémico y también está amenazado, el oso negro lo tenemos también y en el sur del parque hemos detectado una población importante de jaguar, tenemos la víbora de cascabel totonacos, que es de las más grandes que existen de esta especie... También tenemos una importante población de murciélagos al interior del parque, que sirven para el control de enfermedades y plagas al comer insectos”, expuso.

Apuntó que se está trabajando en coordinación con autoridades estatales y principalmente federales como Profepa y SEMARNAT, para proteger el parque.

Comentarios imagen
OpenA