icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Hallan nuevo tratamiento contra el virus; salvan pacientes con Dexametasona

Junio 17, 2020 / Yvette Serrano y Adrián Navarro / MONTERREY Descubren en Inglaterra que antiinflamatorio baja un tercio riesgo de muerte
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Inglaterra.- Científicos de todo el mundo se mantienen en trabajo constante con la sola idea de tener lo más pronto posible una vacuna contra el COVID-19.

Y si no fuera esto posible, ir mejorando los tratamientos de las personas que ya se encuentran enfermas.

Ayer, investigadores en Reino Unido afirmaron que la dexametasona, un medicamento de esteroides ampliamente disponible, puede ser clave para ayudar a tratar a los pacientes más enfermos de COVID-19, específicamente quienes requieran ventilación u oxígeno.

Se precisa que el riesgo de muerte para los pacientes graves con ventilación artificial se redujo del 40% al 28%, usando el medicamento.

Martin Landray, profesor de Medicina y Epidemiología en el Departamento de Salud de la Población en la Universidad de Oxford y uno de los principales autores del estudio, comentó que estos hallazgos sugieren que por cada ocho pacientes tratados con ventiladores, se podría salvar a uno si los pacientes reciben dexametasona.

Así fue la investigación

El ensayo, que se cerró la semana pasada, incluyó a aproximadamente 2,100 pacientes hospitalizados que fueron asignados al azar para recibir dexametasona, y alrededor de 4.300 pacientes hospitalizados de COVID-19 que fueron asignados al azar para recibir el nivel habitual de atención en sus hospitales.

Se proporcionó dexametasona en una dosis de 6 mg una vez al día durante un máximo de 10 días, administrada como inyección o por vía oral.

“En esta etapa, no encontramos efectos adversos claros al hacer esto. Reconozcamos que hay una especie de dos mensajes aquí. En las personas que necesitaban oxígeno o ventilación, claramente funciona, y los beneficios son mayores para quienes usan ventiladores”, dijo Landray ayer.

La dexametasona se usa generalmente para tratar ciertas formas de artritis, alergias severas y asma, entre otras afecciones.

¿Y qué pasa con la hidroxicloroquina?

La hidroxicloroquina ha sido uno de los medicamentos más polémicos en esta época de COVID-19.

Derivada de la cloroquina, esta droga, que se usa contra el paludismo, en un principio fue señalada como una solución para atacar al nuevo coronavirus.

El virólogo Didier Raoult, director del Instituto Mediterráneo de Infección en el Hospital Universitario de Marsella, anunció en marzo el ‘‘final de partida” contra el virus: la cloroquina, dijo, una medicación utilizada contra la malaria, había eliminado los síntomas del 75% de los 24 pacientes en los que él la probó.

Sin embargo, el Alto Consejo de Salud Pública de Francia pidió mesura ante estas declaraciones.

Raoult encontró en un personaje fuera del ámbito científico, el mayor apoyo para la utilización de la droga: el presidente de EUA se Donald Trump.

El 22 de mayo, un estudio publicado en la revista médica The Lancet, se basó en los datos de unos 96,000 pacientes ingresados entre diciembre y abril en 671 hospitales del mundo para comparar la evolución de este tratamiento. El estudio determinó que el medicamento contra la malaria no funciona e incluso era peligroso para pacientes infectados.

La OMS detuvo las investigaciones de esta droga, pero posteriormente las reanudó.

Comentarios imagen
OpenA