icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Potencial ciclón enciende las alertas en el Caribe Oriental

Julio 28, 2020 / EFE / MONTERREY Se espera que este sistema provoque fuertes lluvias, con acumulaciones de hasta 15 centímetros, tormentas eléctricas y vientos de hasta 50 kilómetros horas
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

San Juan.- El Caribe Oriental entró en alerta ante la llegada del potencial ciclón número 9 de la actual temporada de huracanes en el Atlántico y refuerza sus preparativos para los efectos del sistema que podría convertirse en tormenta tropical.

Los expertos meteorólogos regionales advirtieron que, independientemente del desarrollo, se espera que este sistema provoque fuertes lluvias, con acumulaciones de hasta 15 centímetros, tormentas eléctricas y vientos de hasta 50 kilómetros horas junto con condiciones de mar agitado en partes de las Antillas Menores durante la noche del martes hasta el viernes.

Los Servicios Meteorológicos de Barbados aconsejaron a los barbadenses estar en "alerta máxima" ya que "dependiendo de dónde el sistema consolide su centro, se puede emitir una advertencia para Barbados a corto plazo".

"Es muy recomendable que todos los barbadenses vigilen de cerca el progreso de este sistema y se preparen para el probable impacto anticipado de una depresión tropical o tormenta tropical en las próximas 12 a 24 horas", indica un comunicado de los servicios.

Algunos barbadenses reaccionaron el martes a las advertencias y, mientras guardaban y cumplían con los protocolos por la COVID-19, formaron largas colas para comprar agua y otros suministros de emergencia en los supermercados de la capital.

También se estaba realizando algún nivel de preparación en Dominica, que en los últimos tiempos se ha convertido en una parada habitual para los sistemas climáticos de diversas intensidades.

Varios funcionarios de preparación ante desastres dijeron a Efe que no podían darse "el lujo" de arriesgarse y se estaban preparando para lidiar con los efectos anticipados de las inundaciones graves, lo cual es común dada la tipografía de la isla como la preparación de refugios.

"Comenzamos a limpiar los desagües y desaguar los diques de los ríos al comienzo de la temporada, pero cuando Gonzalo, el anterior fenómeno, amenazó extendimos nuestras operaciones más allá de los distritos vulnerables, y continuamos esta semana antes del impacto esperado de esta nueva amenaza", indicaron.

Santa Lucía, por su parte, vigila "con cautela" la tormenta y, como explicó a medios locales la Coordinadora de Prevención de Desastres, Dorine Gustave, cualquier sistema que contenga tanta lluvia como esta es "una preocupación importante para decenas de personas que residen en el terreno montañoso y las diversas áreas propensas a inundaciones".

"Ya hemos gastado millones de dólares este año desenfangando ríos, especialmente a lo largo de la costa este inundada. Así que puedo decir que estamos preparados", dijo.

"Pero siempre hay mucho más por hacer para garantizar que los refugios contra huracanes sean adecuados y estén en forma adecuada para albergar a personas especialmente con el nuevo requisito de distanciamiento público. Ya no tenemos el presupuesto necesario para manejar todo esto como esto año los fondos tuvieron que ser reasignados para tratar con COVID-19 y sus requisitos para poner en cuarentena y aislar a las personas ", explicó Gustave.

En Antigua y Barbuda, hay prevista una reunión del consejo de preparación para desastres para mañana, miércoles.

Actualmente no hay alertas o advertencias vigentes para el Caribe Oriental, sin embargo, el martes se están experimentando algunas lluvias moderadas a fuertes y ocasionales vientos racheados en las islas de Barlovento y Barbados.

Las condiciones marinas han comenzado a deteriorarse en esta región y se recomienda a los usuarios del mar y a las personas que viven cerca de la costa que estén atentos.

También se ha pedido a los operadores de pequeñas embarcaciones que aseguren los buques el martes y miércoles y que permanezcan en el puerto.

La oficina de Prevención de Desastres en San Vicente y las Granadillas advirtió a medios locales el martes, que estaban anticipando una inundación repentina de ríos, barrancos y arroyos y asentamientos y carreteras cerca o a lo largo de sus orillas.

A su vez, advirtieron de la inundación de puentes bajos, deslizamientos de tierra y desprendimientos de rocas junto con inundaciones costeras en áreas bajas.

Por su parte, el comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) de Puerto Rico, Nino Correa, recomendó a la ciudadanía revisar sus planes familiares y recordó que hay un aviso por tormenta tropical y subrayó que este fenómeno nada tiene que ver con el huracán María.

"Sabemos que va a venir agua. No queremos que se haga una comparación de la situación con Maria, porque no es así", dijo Correa.

De acuerdo con Correa, hay 324 refugios habilitados en la isla, aunque la preocupación está en el sur donde muchas escuelas están inutilizadas por daños que sufrieron en los terremotos de finales de año.

"Ya hay unas escuelas, sobre todo en el área sur, que dependiendo de las lluvias, no se van a utilizar como refugios. Hay cosas alternas que vamos a estar trabajando, entre ellas centros comunales, almacenes, hoteles, moteles", aseguró Correa.

Por otro lado, hoy se han podido ver largas colas en las grandes superficies donde se está limitando la compra de agua y en algunos escasean productos como el papel higiénico.

Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), dijo que hay "abastos suficientes". mientras que propietarios de varios gasolineras se han pronunciado en el mismo sentido.



Comentarios imagen
OpenA