OpenA
icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Criptomonedas: la nueva estrategia en lavado de dinero

Diciembre 10, 2020 / Fernando Velázquez / MONTERREY Este sofisticado sistema se está implementando entre varias organizaciones criminales para clarear sus cuentas.
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
imagenNota El fraude en Twitter de este año es un ejemplo de cómo operan los piratas cibernéticos para limpiar sus fondos.

Desde que llegaron hace un par de años, las criptomonedas han sido objeto de polémica, pues mientras un sector considera que son un avance importante en cuanto a tecno-economía, otro considera que carecen de regulación y estabilidad financiera.

Sin embargo, no han pasado desapercibidas para las organizaciones criminales al rededor del mundo: ahora se están utilizando para lavar dinero, con millones de dólares fluyendo de fondo en fondo, con billeteras digitales que impiden detectar su rastro.

Esta advertencia la realiza Elliptic, una de las empresas más importantes en cuanto a gestión de riesgo de delitos financieros con monedas virtuales.

Según Elliptic, se estima que cerca del 13 por ciento de los ingresos delictivos del Bitcoin en particular, pasó a través de billeteras privadas, lo cual implica el seguimiento de las transacciones realizadas, contra un 2 por ciento que se detectó en 2019.

El recurso de las carteras privadas permite que se realicen transacciones anónimas, además que combinan varias de ellas, lo que dificulta en demasía seguir el rastro del dinero.

Por ejemplo, apenas en julio se registró un fraude masivo a través de Twitter, en el que un grupo de piratas cibernéticos accedieron a perfiles verificados de esta red social, haciéndose pasar por diferentes personalidades de varios ámbitos y pidiendo a través de estas cuentas, que los usuarios depositaran dinero que se les regresaría en Bitcoins.

Derivado de este fraude, se robaron 120mil bitcoins y el rastro del dinero fue borrado pues pasó a través de un sistema de cartera privada.

Finalmente el estudio de Elliptic describe que para lavar el dinero no se utiliza una empresa en especial, por lo que detectar el rastro de la “lavandería” se complica aún más.

Comentarios imagen
OpenA