icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

El plástico no es tan malo como lo pintan: ¡prohibirlo detonaría otras crisis!

Enero 10, 2020 / Brenda Garza / MONTERREY Aunque es considerado como 'el villano del cuento', la realidad es que la prohibición del plástico podría implicar nuevos dolores de cabeza al medio ambiente
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Aunque lo pintan como “el villano del cuento’’, el plástico y todo lo vinculado a esa industria es un impulsor clave de la economía.

Por ello, según empresarios, es un error considerar que la solución al tema ambiental es prohibir el uso de las bolsas plásticas.

El dirigente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), Cuauhtémoc Rivera, indicó que para cuidar el medio ambiente se necesita una estrategia que incluya mejorar la educación y los hábitos de la ciudadanía.

De acuerdo con otros analistas, desaparecer la industria del plástico provocaría que 1 millón de personas se quedara sin empleo, y, además, se le haría un “hueco” de 3.5 % al PIB.

Con ello, desaparecerían 4,100 empresas nacionales que aportan $30,000 millones de dólares a la economía nacional.

Además, el plástico se sustituiría por bolsas de papel y empaques de cartón, lo que implicaría una tala de árboles desenfrenada y un consumo de agua excesivo.

Además, estadísticas arrojan que el 97 % de las personas reciclan sus bolsas de plástico, mientras a las de papel se les da un solo uso.

Paralelo a ello, otras voces señalan que al sacar del mapa a la industria del plástico, algunos envases se sustituirán por vidrio, lo cual exige un excesivo consumo de energía y son tóxicos para el medioambiente; aunado a que al cambiar los envasados a cristal, la contaminación aumentaría en fletes, por el peso.

“Una bolsa de plástico se tarda entre 10 y 20 años en desintegrarse; si es biodegradable se tarda 6 meses, pero el vidrio tarda 1 millón de años”, señala.

Entre otras bondades mencionan que el plástico al vacío es el único material que aumenta la vida de cárnicos hasta 8 veces, y es el único material que contiene los olores y contaminantes de la basura que sí es tóxica.

“Dejaríamos a miles de comercios sobre rueda, mercados tradicionales y centrales de abasto sin medio de empaque de productos y guardado de basura más efectivo. Con ello se aumentará la basura que se deja en las calles y encareciendo un sistema de transporte de mercancía”, explicaron.

De esta manera, se concluye que el problema por lo tanto no es el plástico, sino más bien que los humanos hagamos que este termine en el mar. Así como el plástico existen materiales genuinamente malignos como pañales, baterías, toallas femeninas y cigarros, afirmaron

“Mientras usamos el plástico como chivo expiatorio de una campaña mal llamada ecológica, no corregimos el problema de raíz y que viene desde el mal manejo que existe en la administración de la basura y en la cultura irresponsable que tiene la sociedad con los desperdicios. Lamentablemente a veces es más fácil encontrar un villano (bolsas de plástico), que enfocarse en la solución.

Requerimos soluciones inteligentes y responsables; prohibir el plástico solo recolectará muchos aplausos ecologistas, pero no es la solución”, concluyeron.

Comentarios imagen
OpenA