icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Conversión digital: ¿hasta cuándo existirán las sucursales físicas de los bancos y las aseguradoras?

Diciembre 23, 2019 / Redacción / MONTERREY La digitalización ha llevado a redefinir incontables ofertas de productos y servicios de diferentes industrias. Esto responde a la necesidad de adaptarse a los cambios tecnológicos de la actualidad y, también, a la presencia de una generación de consumidores con hábitos y demandas digitales
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Existen dos industrias sensibles a la innovación tecnológica y sus cambios: la banca y los seguros. Esta necesidad de innovación es el resultado directo de la presencia de las conocidas empresas Fintech, que impulsan transformaciones tecnológicas en las instituciones tradicionales para evitar ser desplazadas.

Algunos bancos ya utilizan algoritmos para recoger datos y poder ofrecer créditos a aquellos que no son clientes. También existen aplicaciones de banca personal que utilizan Inteligencia Artificial para interactuar con los usuarios. En cuanto a las aseguradoras, algunas ya optan por utilizar estas tecnologías para mejorar el cálculo de los riesgos de siniestralidad.

A medida que la Revolución Digital sigue transformando el sector bancario, los clientes y sus bancos se adaptan a las tecnologías digitales. Según los últimos estudios de Comscore, 16 millones de mexicanos acceden a la banca digital, lo que equivale al 25% de los usuarios únicos de Internet en el país. De ese porcentaje, más del 60% se conecta únicamente desde dispositivos móviles. En total, uno de cada cuatro usuarios únicos de Internet en México accede a la banca web o móvil, es decir, un total de 16.3 millones de personas.

Estos números ponen en relieve a la conversión digital como elemento clave del crecimiento del sector bancario. Durante los últimos años, nuevos públicos con preferencias digitales se han ido introduciendo al mercado. La banda digital en México muestra que 7.9 millones de usuarios conectados de entre 25 y 34 años de edad tienen una amplia predominancia de conexiones móviles.  Gracias a las innovaciones digitales de los últimos años, el sector bancario ha captado a estos públicos con hábitos digitales.

La presencia de las innovaciones tecnológicas también acentúa la preferencia por parte de los usuarios de utilizar los servicios digitales, que son más ágiles y ahorran tiempo,  en detrimento de los servicios en una sucursal física. En términos generales, el promedio de uso de la banca digital al mes por parte de un usuario es de tan solo 37 minutos, de los cuales un 98% de los minutos móviles se consumen en una aplicación móvil y únicamente el 2% en un navegador móvil.

Con el uso de algún comparador de servicios financieros online, se puede consultar cuáles son los aquellos bancos que ofrecen servicios financieros digitales e, incluso, también cuáles son aquellas entidades bancarias que operan 100% online. 

Aunque aún sea un sector emergente en Latinoamérica, los bancos digitales buscan captar al segmento de la población no bancarizado, que representa un gran porcentaje de la población en la región.

El banco digital más importante de México es Albo, que se define como una solución digital impulsada para “decirle adiós a los bancos”. Albo brinda un servicio de cuenta digital para recibir o transferir dinero y para  pagar o comprar, con el teléfono móvil personal como única sucursal. Este banco es uno de los muchos ejemplos de bancos completamente digitales que operan hoy en día en Latinoamérica. 

La tecnología también ha alcanzado a las compañías que ofrecen pólizas de seguro con el llamado insurtech. El mercado de las aseguradoras digitales está entre los que más crecen dentro de la industria Fintech en México. Según el nuevo estudio de Finnovista, Fintech Radar México, las compañías dedicadas a los seguros digitales crecieron un 37% en el último año. 

Las aseguradoras ven el insurtech como una opción para la prestación de servicios que reduce los costos tanto para las compañías como para los clientes y ofrece una mayor facilidad de acceso a los servicios que ofrece. Además, utilizan dispositivos, como los smartphones y los smartwatch, y un software diseñado para encontrar mejoras en los modelos de negocio de las aseguradoras.

Los dispositivos tecnológicos como los smartphones  permiten mantener un registro de lo que hacen los clientes en el día a día: si hace o no deporte, qué come, si conduce de forma segura o no. Esta información puede ser utilizada por las compañías de seguros para tener una mejor imagen del nivel de riesgo de cada cliente que contrata una póliza.

Las compañías aseguradoras también han transformado su forma de operar atendiendo a las nuevas necesidades de los públicos con habilidades digitales. El modelo que propone el insurtech busca simplificar las operaciones, desde la distribución de seguros hasta la atención de siniestros o el pago de las pólizas. De esta manera, los trámites se vuelven más eficientes, asertivos y hasta más personalizados.

Tanto la demanda digital de productos y servicios de banca y seguros como las innovaciones por parte de estos sectores se irán acentuando en los próximos años. Con usuarios acostumbrados a encontrar soluciones ágiles de manera online, a un clic de distancia en sus teléfonos móviles, el número de sucursales físicas de los bancos y las aseguradoras irán, a su vez, disminuyendo.


Comentarios imagen
OpenA