icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Zoom realista a las fronteras intermunicipales

Septiembre 09, 2019 / Alejandra Galvez / MONTERREY Por más que los urbanistas, políticos y arquitectos quieran ver a Nuevo León como una unidad o como un aparato estandarizado de ideas, conceptos y visiones, lo cierto es que están lejos de que eso se vuelva realidad. Son 51 municipios repartidos en 64 mil 156 kilómetros cuadrados de extensión territorial, lo que representa el 3.3 por ciento del territorio mexicano
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
Los tres municipios más pequeños de Nuevo León no rebasan los 100 kilómetros cuadrados de extensión y se ubican en el centro de la entidad; Abasolo es el menos extenso del estado, con un área de 47.45 kilómetros cuadrados. En contraste, los municipios más grandes se encuentran en el norte y el sur, donde Galeana es el que tiene el mayor territorialidad, con más de 7 mil kilómetros cuadrados de extensión.

Los municipios más poblados se encuentran dentro de la zona metropolitana de Monterrey, la tercer área metropolitana más grande de México. Esta capital es el municipio más poblado con 1 millón 135 mil 550 residentes, uno de los más poblados del paí

¿Por qué mencionar estos datos?, porque esto es unidad numérica, pero si hacemos un ‘zoom’ realista, el estado tiene muchas desigualdades y lo que yo llamo: “fronteras intermunicipales”. Basta con pasar del municipio de Santa Catarina (poniente de la zona conurbada) hacia el municipio de Monterrey vía el antiguo camino a Saltillo (hoy Bulevar Antonio L. Rodríguez) para darse cuenta de la disparidad en cuanto a pavimentación, anchura de vialidades, iluminación, contaminación visual, basura, y muchos más etcéteras. Obviamente, porque el municipio de Monterrey es más extenso tiene mayor recaudación monetaria e intereses muy específicos como el industrial es para que se tenga mucho más cuidado de temas urbanos.

De igual manera se puede apreciar el paso de Monterrey a San Pedro Garza García, donde las diferencias también son abismales. Pero lo más triste es ver la condición en la que se encuentran esas delimitaciones entre cada municipio. Esas avenidas o terrenos de conexión donde pareciera tierra de nadie es donde más baches existen, así como oscuridad, semáforos sin funcionar, vendedores ambulantes y basura.

Aquí se ve la mezquindad de los gobernantes y políticos, ya que viven pensando en si esa territorialidad les conviene o no. Tantos ejemplos exitosos hay por todo el mundo, donde podemos ver como hablan esas fronteras "interciudad", y que se han convertido en nodos de cultura, barrios de transición o flujos viales activos por medio de puentes o parques.

El esfuerzo que se hizo desde hace dos años de “darle color” y pintar barrios o zonas deprimidas de municipios como Monterrey o San Pedro como un plan de unión y rescate no ha servido. Ya que el querer dar un apapacho urbano y una unidad “interciudad”, lo que se logró fue una segregación urbana y social más fuerte. Todavía quedan muchos temas y trabajos pendientes en las agendas municipales. Ojalá pronto sea el día que estos lugares “muertos” sean oasis en toda la zona metropolitana de Monterrey y sus municipios más cercanos.

Alejandra Gálvez

Facebook e Instagram: AAI México


Comentarios imagen
OpenA