icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima

Conoce los retos que enfrenta un líder en su día a día

Octubre 25, 2019 / Juan J. Martínez / MONTERREYCualquiera puede tomar una postura, pero no cualquiera puede aceptar sus consecuencias
icon_facebookicon_twittericon_linkedin

En los procesos de liderazgo siempre se dice que ser el ejemplo es la gran carga que se debe llevar para estar al frente de un equipo. Definitivamente es un proceso que implica una serie de valores que están en práctica y que, por ende, colaboran a figurar un determinado estilo de dirección. Profundizando un poco más en este tema, hay que tocar un punto clave: el liderazgo implica tomar decisiones sobre los demás, y el hecho de hacerlo tiene consecuencias que ponen a prueba el concepto de líder. Sucede que cuando se toma una postura se debe tener la habilidad de comunicarse de manera eficiente, no solo para transmitir el mensaje, sino para lograr "enganchar" a aquellos que incluso pudieran oponerse a la idea.

El punto se vuelve más complicado cuando existen los detractores, aquellos que están a la espera de que la idea pueda ser eliminada completamente y que, incluso, pueden sabotear a través de cuestionamientos, rumores o acciones, pues la lucha del poder siempre está presente, y es parte del día a día de quien está al frente de un equipo. Cuando pasa esto pudiéramos hablar de que existe una fórmula mágica para ser apreciado y disminuir el riesgo que se adquiere al tomar una decisión que le agrade o no a todos: "hay que trabajar el autoconcepto". Los atentados contra las decisiones que pudieran tomarse suelen tener un efecto estresante para aquellos que están a la espera que en un equipo de trabajo todo salga perfecto y que siempre estén sucediendo las cosas como uno planea. Nada más alejado de la realidad.

El conflicto siempre será parte del desarrollo, y en medio de ello, el autoconcepto que tengamos sobre nosotros se pone a prueba. Aquellos que tengan un autoconcepto que se basa en las ideas de los demás y que aún no migra a ser autónomo se verá en una situación compleja intentando satisfacer al equipo en cada decisión tomada, y por ende el ejemplo que se estará enviando será el de una persona que puede ser tachada de indecisa, lo cual no genera seguridad en el equipo.

Por el contrario, cuando un líder está seguro de que puede acertar o equivocarse, pero asume el riesgo de tomar la decisión y ser firme con ella, tiene una mayor posibilidad de desarrollo siempre y cuando practique la humildad. Esto debido a que al momento de los aciertos comparte con el equipo el esfuerzo, mientras que en la situación de los errores asume la responsabilidad y genera las vías de solución de manera proactiva, poniendo el ejemplo de hacer saber a los demás que, a pesar de equivocarse, siempre existen posibilidades de desarrollo. El peso del error es parte del crecimiento de las personas en una organización, ya que nos hace más humanos.

Hablamos de tomar las decisiones adecuadas mientras se pone el ejemplo no solo para los demás sino para uno mismo, sobre todo en los momentos de duda y confusión en los que se pone a prueba "los nervios de acero del líder", en los que uno debe recordarse como alguien que en los errores ha sabido salir adelante sin esperar que las cosas se resuelvan solas, sino generando los medios para salir adelante. La invitación es sencilla, tomar decisiones cualquiera puede hacerlo. Pero tomar decisiones aceptando sus consecuencias y no "quebrar" su autoconcepto en el intento, es parte del reto que se tiene para ser un líder que se destaque como resultado de ser fiel a si mismo.

Por: Juan J. Martínez

Consultor en desarrollo organizacional

juanjo.martinez@ipseconsulting.com

Comentarios imagen
OpenA