icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima

Alimentos ricos en calcio ¡que no son lácteos!

Septiembre 01, 2020 / Fernando Velázquez / MONTERREYEl calcio suele relacionarse inmediatamente con la leche y sus derivados, pero existen otro tipo de alimentos que son ricos en este elemento.
icon_facebookicon_twittericon_linkedin
imagenNota Debido a la intolerancia a la lactosa, varias personas recurren a alternativas para consumir calcio.

Usualmente relacionamos el consumo de lácteos, como leche, yogur o queso, con fuente de calcio; sin embargo, existen otras alternativas que son igualmente ricas en este nutriente, y que sirve principalmente para aquellas personas que no gustan de estos productos o son intolerantes a la lactosa.

Legumbres.

La soya es una de las legumbres más ricas en calcio, y presentada en leche resulta ser una gran alternativa para aquellas personas que sí gusten de la leche de vaca pero son intolerantes a la lactosa.

Frutos secos.

Además de energía y, en algunos casos, proteína, los frutos secos y semillas resultan ser un gran aliado en la ingesta adecuada de calcio: pistachos, nueces y almendras son los más recomendados.

Frutas y verduras.

Una de las opciones más completas, debido a la combinación del calcio con otras vitaminas, minerales y nutrientes en general, son las frutas como la fresa, el kiwi, ciruelas, papaya y grosellas.

La espinaca, col, bróculi, acelgas y la lechuga también aportan una cantidad considerable de calcio al organismo; la cebolla, el tomate y la calabaza hacen lo propio, aunque en menor medida.

Huevo.

En particular, la yema del huevo contiene cantidades importantes de calcio, por lo que es uno de los alimentos a considerar si se quiere aumentar la ingesta de este nutriente.

¿Por qué es importante el calcio?

Es el macroelemento mineral que más abunda en el cuerpo humano, y reside principalmente en los huesos y dientes, y en menor medida en la sangre y músculos.

Dota de estructura y rigidez a los huesos, además de que permite la contractilidad de los músculos y la circulación de sangre.

En edades tempranas, es importante para la formación adecuada de los huesos del cuerpo, y en una edad avanzada es relevante para evitar enfermedades como osteoporósis, y el deterioro de los huesos y dientes en general.

Comentarios imagen
OpenA