icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Debemos escuchar con las emociones para comunicación efectiva en una empresa

Septiembre 02, 2019 / Juan J. Martínez / MONTERREY El correcto envío del mensaje entre emisor y receptor es clave para el perfecto desarrollo de una organización
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
COMENTARIOS 0

En las organizaciones, cuando se habla de comunicación efectiva por lo general pensamos en un proceso en el cual todo es benéfico y en el que el emisor comparte la información de manera adecuada, asegurándose que el receptor pueda entender el mensaje. Sin embargo, hay que entender que el proceso de comunicación puede inclinarse de forma unidireccional, bidireccional u horizontalmente, y cada una de estas maneras tiene su propio sentido, con el objeto de compartir una idea, persuadir o informar.

Cuando hablamos de compartir información de manera unidireccional nos referimos a procesos instructivos, imperativos o de orden urgente, en los cuales dentro de la estructura organizacional el flujo de comunicación se da de arriba hacia abajo en el escalafón de responsabilidades. La comunicación bidireccional se da, por ejemplo, cuando como jefe o superior en la jerarquía organizacional tenemos las “puertas abiertas” para escuchar a nuestros empleados, ser “todo oídos” y los compañeros puedan compartirnos sus inquietudes, experiencias e ideas de mejora.

Aprender a generar un ambiente de apertura y comunicación efectiva de manera bidireccional implica un alto grado de autoconocimiento, procurando que la introspección sea la herramienta primordial y la mejoría o progreso sea la bandera con la que se promueve la mejora continua. Debemos ser el ejemplo al momento de comunicarnos de manera efectiva; no es posible predicar la apertura si no escuchamos y no generamos cambios en nuestro actuar. Hay que entender que la relación de grupo siempre tendrá discrepancias sobre la formar de solucionar, generar ideas y compartir puntos de vista. Debemos escuchar no solo con los oídos, sino también con las emociones.

El vocabulario que utilizamos es clave en la relación y la comunicación. Escuchar y después anular la información que nos han compartido con un "pero" solo genera rechazo y hace sentir al receptor oprimido. Es de vital importancia ser consciente de las palabras que utilizamos. Podemos tener la mejor intención al escuchar y, sin embargo, la clave se centra en hacerlo activamente. Si procedemos a generar actitudes que ayuden a escuchar fomentaremos poco a poco una cultura de apertura real, en la cual la comunicación horizontal que se puede dar entre homólogos o pares respaldará muchas de las actitudes recibidas de manera bidireccional y, con ello, replicar la directriz necesaria: fomentar una comunicación efectiva.

Como seres humanos nuestro proceso de comunicación contiene un sistema de ideas, complejos, experiencias, emociones y demás, por lo que debe contemplarse en todo momento la intención de la idea, con la cual, si existe algún error de comunicación, podemos recurrir a ella para entender cómo construir puentes y no generar malos entendidos que tergiversen la relación ya sea unidireccional, bidireccional, u horizontal.

Por: Juan J. Martínez

Consultor en desarrollo organizacional

juanjo.martinez@ipseconsulting.com



Comentarios imagen
OpenA