icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

La magia milenaria de Stonehenge 

Agosto 03, 2020 / Redacción / MONTERREY Nadie tiene certeza de para qué se construyó, ni cómo llegaron las gigantescas piedras hasta allí, pero lo que sí se sabe es que es un lugar único para observar la salida del sol
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

No todo es misterio en Stonehenge; se sabe, por ejemplo, que el conjunto neolítico ubicado en Inglaterra, no se construyó de una sola vez, y que la primera estructura que se levantó hace unos 5,000 años fue un círculo de piedras, al que alrededor del 2,500 a.C., en el último periódico neolítico, se le añadió una piedra circular. 

De la imagen actual de Stonehenge, sólo siete de los 25 soportes y dos dinteles que se mantienen en pie nunca han sido alterados en las sucesivas reparaciones a lo largo de la historia. El monumento que ha llegado hasta hoy está compuesto por un círculo interior con seis grandes bloques de piedra, con tres dinteles, y por un círculo exterior formado por diecisiete monolitos con dinteles, aunque la construcción monolítica incluyó unos 160 elementos.

Las piedras sarsen (bloques de arenisca) más grandes, de unas 25 toneladas, se colocaron en dos 

formaciones paralelas a modo de herradura y para formar un círculo exterior, mientras que las ‘piedras azules’, más pequeñas que las sarsen, se erigieron entre los dos conjuntos para crear un arco doble.

En fecha reciente, investigadores identificaron que 50 de las 52 grandes piedras del monumento comparten una química consistente, de lo que se puede inferir que tienen un origen común e identificaron el bosque de West Woods, como “la zona más probable”.

El transporte de las piedras hasta el lugar es otro de los enigmas que los investigadores tratan de resolver. ¿Cómo las transportaron hasta allí?. Las teorías son varias: los constructores neolíticos pudieron usar trineos y troncos de árboles para formar rodillos, o bien las hicieron flotar en barcazas por la cosa galesa y el río Avon. 

Otros científicos apuntan que las enormes piedras fueron desplazadas por glaciares durante una de los períodos de las Edades de Hielo.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986

Su función es un misterio

La interpretación más aceptada en la actualidad es que el conjunto megalítico fue un centro ritual prehistórico alineado con el movimiento del Sol. La evidencia arqueológica apunta a que la ‘Heel Stone’ habría tenido una piedra asociada para enmarcar el amanecer en pleno verano, ya que desde el punto de observación central en el interior del círculo de piedra principal se puede ver salir el sol a la izquierda de la piedra restante.

La construcción de Stonehenge se ha atribuido a las primeras comunidades agrícolas de Gran Bretaña, a romanos, a sajones, a los druidas e incluso al mago Merlín, y aunque su imagen actual se remonta a 1964, cuando las estructuras se trasladaron por última vez, la mística milenaria y el misterio que rodea al lugar siguen atrayendo cada año a miles de personas.

Comentarios imagen
OpenA