OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima

¡Hasta siempre, Flor Silvestre! Su voz florece en un cielo azul

Noviembre 26, 2020 / Cristina Espinosa / MONTERREYTalentosa y bella, la cantante y actriz Flor Silvestre dominó la escena y forjó un legado artístico, murió a los 90 años de edad
icon_facebookicon_twittericon_linkedin
imagenNota Foto: Facebook - Secretaría de Cultura

Monterrey.- Cielo rojo, cielo triste, solos sin su cariño, la música del corazón mexicano guardó silencio para despedir a Flor Silvestre, quien murió ayer a los 90 años de edad, en el rancho del clan Aguilar, El Soyate, en Zacatecas.

La Asociación Nacional de Actores de México informó el deceso a través de su cuenta de Twitter y envió sus condolencias a sus hijos, Antonio Aguilar, Pepe Aguilar, Dalia Inés Nieto, Marcela Rubiales y Francisco Rubiales.

Flor Silvestre, cuyo verdadero nombre era Guillermina Jiménez Chabolla, nació el 16 de agosto de 1930 en Salamanca, Guanajuato. Llegó a ser una de las cantantes y actrices mexicanas más populares y queridas. Debutó en el cine en Primero soy mexicano (1950), de la mano de Joaquín Pardavé, quien escribió, dirigió y actuó en la cinta.

También destacó en El bolero de Raquel, junto a Cantinflas, Pueblo en armas y La cucaracha, en la que compartió créditos con María Félix. Su boleto para la posteridad en el cine nacional llegaría en 1961 con Ánimas Trujano (El hombre importante), de Ismael Rodríguez, sobre un apostador y parrandero en un pueblo mexicano. La cinta fue nominada al Óscar a la mejor película en lengua extranjera.

Llegó a sumar más de 70 créditos en su carrera cinematográfica. Su última película fue Triste recuerdo, en 1991. Grabó más de 150 álbumes y entre sus éxitos musicales figuran Cielo rojo, Imposible olvidarte, Pobre corazón, Que Dios te perdone y Guadalajara.

Flor Silvestre se casó en tres ocasiones, con Andrés Nieto, con el locutor Francisco Rubiales Calvo "Paco Malgesto", y con el actor y cantante Antonio Aguilar. Su legado se extiende a sus nietos, con algunos dedicados a la música como Ángela, Leonardo y Majo Aguilar. Sus hermanas menores, Queta Jiménez "La Prieta Linda" y Mari Jiménez también siguieron sus pasos en las artes.

Comentarios imagen
OpenA