icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Malos hábitos aumentan incidencia de problemas cardiacos

Septiembre 05, 2019 / Redacción / MONTERREY Especialistas indican que las decisiones de un estilo de vida poco saludable pueden causar una enfermedad del corazón prematura, incluso más que la predisposición natural 
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin
COMENTARIOS 0

Los hábitos asociados al estilo de vida, como la inactividad física, el tabaquismo o la presión sanguínea alta, influyen más que los factores genéticos en el desarrollo de dolencias cardíacas prematuras. De acuerdo a un estudio presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en París, se señala que los hábitos saludables deberían ser una prioridad para luchar contra las enfermedades del corazón, incluso para aquellos con un historial familiar con manifestaciones tempranas. 

De acuerdo al doctor Joao A. Sousa, ‘‘la genética es un factor importante en la enfermedad, pero no debería usarse como una excusa para decir que es inevitable’’. En el estudio participaron 1,075 pacientes con una media de 45 años y un 87% de hombres, de los cuales 555 padecían una enfermedad de las arterias coronarias como angina de pecho, un infarto de corazón o una angina inestable.

Sus factores de riesgo y genéticos se compararon con los de los otros 520 voluntarios sanos (con una media de 44 años de edad y un 86% de hombres). Se evaluaron cinco factores de riesgo: inactividad física, tabaquismo, presión sanguínea alta, diabetes y colesterol alto. Casi tres cuartas partes de los pacientes (73%) tenían al menos tres de esos factores, frente al 31% del grupo de voluntarios sanos.

En ambos grupos, aumentó la posibilidad de desarrollar una enfermedad por cada riesgo adicional: tres veces más con un factor de riesgo, siete veces con dos factores y 24 veces con tres factores. También, se analizó el genoma de todos los participantes y se establecieron 33 variantes que se cree influyen en las dolencias coronarias. Los resultados demostraron que la genética podía ayudar a predecir la aparición de esas enfermedades, aunque su importancia decrecía con los factores de riesgo. 

‘‘Nuestro estudio aporta pruebas contundentes de que la gente con un historial familiar de enfermedad coronaria prematura debería adoptar hábitos saludables, ya que estos pueden contribuir más a frenar las dolencias cardíacas que su genética’’, subrayó Sousa e insistió en que eso implica ‘‘dejar de fumar, hacer ejercicio regularmente, comer una dieta saludable, y revisar los niveles de presión sanguínea y de colesterol’’. (Con información de Agencias)

Comentarios imagen
OpenA