El Horizonte
Por: Redacción

Monterrey
Comentarios

Las películas de los Beatles

Aunque el cine de los Beatles no es equiparable en calidad artística a su música, sí representa una invaluable aproximación al fabuloso cuarteto británico.

El Horizonte Por: Redacción

Monterrey

 Por: BP Lince

Pertenecen a la década de los 60, pero Los Beatles no expiran; son únicos y hoy las nuevas generaciones también los disfrutan. Sus cuatro integrantes fueron músicos excepcionales, aun cuando John Lennon y Paul McCartney hayan sobresalido como sus más prolíficos miembros. La banda también despertó una fascinación única, siempre soportada en la calidad de sus muchas e increíbles canciones.

Llevaron el pop y el rock a otro nivel, influenciaron a muchas generaciones de músicos, incluidos los de su época, y hoy todavía vemos cómo aquellas ideas son retomadas por nuevas camadas de artistas, principalmente británicos.

Podríamos hablar largas horas de los Beatles, una banda fuera de serie, la más grande que ha existido, y la que más ha aportado la música moderna; pero aquí nos concentraremos únicamente en las películas que se hicieron alrededor de quienes alguna vez fueron llamados los Fab Four.
Estas cinco producciones nos brindan un interesante y estimulante esbozo de lo magníficos que fueron Los Beatles.

A Hard Day’s Night (1964)

Es la primera cinta del Cuarteto de Liverpool y se hizo en plena Beatlemanía, un fenómeno bautizado así en Estados Unidos cuando el conjunto visitó por primera vez ese país, en febrero de 1964, desatando una euforia inédita, la cual se puede sentir en varias secuencias de la película, aunque ésta fue filmada en Inglaterra. El rodaje, a cargo de Richard Lester, comenzó sólo un mes después de aquel primer viaje a EUA que detonara la famosa British Invasion.

Retrata la época dorada de los Beatles como banda, aunque musicalmente ellos aún tenían muchas grandes cosas por hacer. De hecho, los tiempos de A Hard Day’s Night son anteriores a la publicación del álbum que podría considerarse como el tránsito fundamental de la banda, Rubber Soul, donde dejarían atrás las canciones románticas y pegajosas, que si bien eran de excelsa manufactura, no dejaban de ser un tanto melosas y rockeronas.

En esta primera cinta de los Beatles hay dos secuencias fenomenales, una de ellas, la canción I Should Have Known Better, donde Lennon toca la armónica influenciado por Bob Dylan y en la que podemos ver a los cuatro integrantes dentro de una jaula mientras viajan en un tren de Liverpool, su ciudad natal, a Londres.

En otra secuencia, los chicos juegan en un parque londinense como si fueran niños mientras escuchamos la pegajosa pieza de McCartney, Can’t Buy me Love.

La canción se usa de hecho en dos ocasiones en esta película, pero la escena del parque es la más encantadora. Aunque es actuada, podemos ver a los Beatles divirtiéndose “como enanos”.

Help! (1965)

Es la segunda película que hicieron con Lester y también fue restaurada recientemente. Su nombre se lo debe al título del disco homónimo, que a su vez se deriva de la canción de John Lennon, un grito agónico en uno de sus momentos más difíciles, cuando la fama de la banda era demasiado abrumadora y él tenía problemas con su entonces esposa Cynthia Lennon.

“Help!, I need somebody,
Help!, not just anybody,
Help!, you know I need someone,
Heeelp!”.

La cinta es más bien extraña y la historia es inverosímil y hasta tediosa, pero contiene verdaderos tesoros de la música de Los Beatles y, sólo por eso, vale la pena. En especial, la secuencia de la canción You’ve Got to Hide your Love Away, una de las más hermosas composiciones de Lennon.

Es un momento por demás disfrutable, donde vemos a los cuatro músicos en la estancia de una casa interpretando esta canción, con una actitud más bien seria y relajada. El trabajo de restauración de la cinta es excelso, por lo que se puede disfrutar en un color similar al que tenía cuando se lanzó originalmente.

Magical Mystery Tour (1967)

Esta cinta, la más reciente en ser restaurada, apenas en 2012, se consideró en su momento un experimento fallido. Se dio a conocer por primera vez en blanco y negro y, debido a las rarezas que contiene y a que la flama de la Beatlemanía ya estaba apagada, no fue precisamente un éxito.

Más bien tuvo una mala recepción y hubo muchas críticas de que los Beatles habían llegado demasiado lejos en el manejo de su fama y la fascinación que los rodeaba. El hecho de que fueran músicos extraordinariamente talentosos, habrían pensado algunos, no les daba derecho a hacer algo tan bizarro como este filme.

Magical Mystery Tour se transmitió originalmente por la BBC el 26 de diciembre de 1967 y llegó a Estados Unidos hasta 1974. La recepción fue muy distinta para aquellos que lo pudieron ver por primera vez a color.

Debe su nombre a una canción de Paul McCartney, que también titula el álbum respectivo, aquel donde los músicos aparecen con unos extraños disfraces.
La película se basa en un supuesto tour que hacen Los Beatles en un camión pintado de amarillo y azul, titulado Magical Mystery Tour, en el que empiezan a ocurrirles situaciones por demás extrañas.

Aquel 1967 fue un año difícil para Los Beatles, pues apenas en agosto había muerto Brian Epstein, brillante manager de la banda desde 1961 y uno de los incuestionables “quintos beatles”, quien siempre supo resolver las disputas personales y las discusiones de dinero que tenían entre ellos, así como mantener al grupo perfectamente cohesionado.

Esta adversa situación y las críticas a la película tal vez ayudaron a que los Beatles se reenfocaran en lo que mejor sabían hacer, su música. Fue entonces que llegaría el famoso viaje a la India con el Maharishi Yogi, impulsado por George Harrison, el Beatle místico. Así, el cuarteto hizo un retiro de dos meses del cual surgiría uno de sus más grandes álbumes, para algunos el mejor de todos, el Álbum Blanco, que es doble.

“Shut up is the White Album”, diría Paul McCartney en una entrevista décadas después cuando alguien le hiciera referencia a las críticas de que el Álbum Blanco había integrado algunas piezas que tal vez no merecían estar ahí. Pero es que incluso las canciones extrañas como Piggies, Wild Honey Pie o Revolution 9, acaban siendo parte entrañable de la discografía del cuarteto.

Volviendo a Magical Mystery Tour, aun con sus rasgos faltos de coherencia, contiene piezas muy valiosas, como la secuencia de Paul McCartney con su canción The Fool on the Hill, una de las más emotivas y personales; y la correspondiente a I am the Walrus, la surrealista canción de John Lennon que ha maravillado a propios y extraños desde su surgimiento.

Decía George Martin, el legendario productor de la banda y otro de los “quintos beatles”, que en una ocasión John Lennon le dijo que él nunca esperaría que I Am the Walrus acabase programada en la música ambiente de bar alguno, pues se trataba de una melodía por demás rara. Pero finalmente se ha convertido en una parte fundamental de los Beatles y aquí en Magical Mystery Tour podemos ver nada menos que una suerte de video de esta canción. Sólo por eso, es obligado ver la cinta.

Además, la misma cierra con otra bella composición de Paul McCartney, Your Mother Should Know, donde vemos a los músicos, vestidos todos de traje blanco, bajar coordinadamente por una escalinata.

El hecho de que Paul McCartney fuese el único portando un clavel negro en la secuencia, fue parte de una larga lista de leyendas urbanas que aseguraban que el Beatle ya había muerto y que era sustituido por un doble.

Yellow Submarine (1968)

Aunque es de animación, esta película no necesariamente es para niños, excepto para aquellos que ya aman la música del cuarteto, lo que no ha sido poco común, ni hoy ni antes. Aquí se pueden ver las versiones animadas de algunas grandes piezas previas del cuarteto, pero en grabaciones nuevas y orquestadas, bajo la producción del excepcional George Martin.

Están Lucy in the Sky With Diamonds, que salió originalmente en aquel álbum fundamental de los Beatles Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, así como la canción homónima.

Además, la cinta Yellow Submarine fue la oportunidad de lanzar cuatro canciones de los Beatles: All Together Now, que la banda canta en persona al final de la película y que había sido grabada originalmente para el disco Magical Mystery Tour. Las otras son Hey Bulldog, It’s All Too Much y Only a Northern Song (esta última omitida del álbum de Sgt. Pepper's).

Yellow Submarine, en tanto, ya había aparecido en el álbum Revolver, de 1966, igual que Nowhere Man, que también podemos ver en una de las secuencias más graciosas y emotivas de esta película animada.

La cinta, primera en ser restaurada de Los Beatles, no tuvo originalmente el respaldo total de la banda. De hecho, las voces de Los Beatles animados las realizarían actores que los imitaron. Pero, en una decisión sorpresiva para los propios productores, los músicos decidieron al final apoyar la película y así fue como se acordó su aparición cantando All Together Now y haciendo referencia a los famosos “Blue Meanies”, la secta maléfica que sus personajes animados combaten a través de su música en Yellow Submarine.

Esta película tiene mucho de grotesco, psicodélico y de absurdo, amén de estar claramente enmarcada en las tendencias visuales de los 60. Está muy bien hecha en términos de animación y es divertida, pero sobre todo única si lo que se quiere es disfrutar la música de Los Beatles.

Let it be (1970)

De corte documental, es tal vez la película más importante del grupo y, lamentablemente, la única que hasta hora no ha sido debidamente restaurada, y tampoco hay fecha para ello. Tiene una duración de poco más de una hora y refleja un momento más bien tardío de Los Beatles e incluso hay secuencias donde se ve que ya la vibra entre los integrantes no era la mejor.

Los problemas habían comenzado desde 1968, cuando Ringo Starr, baterista, y Paul McCartney, bajista del grupo, adelantaron su regreso de la India. John Lennon y George Harrison se quedaron a completar el retiro, aunque finalmente acabarían peleados con el Maharishi Yogi y Lennon hasta compuso a éste aquella canción maravillosa, aunque de vil resentimiento, llamada Sexy Sadie, que aparece en el Álbum Blanco.

Let it Be está integrada de dos partes, la primera era la idea inicial, que afortunadamente no se completó. Había tanto interés por conocer cómo surgía la magia cuando Los Beatles ensayaban y arreglaban sus canciones, que los productores tuvieron la ocurrencia de grabarlos mientras lo hacían.
Así, fueron trasladados a los Twickenham Film Studios de Londres, donde se hicieron decoraciones especiales para estarlos filmando todo el tiempo.

Sin embargo, ellos mismos se sintieron incómodos de ser observados como ratones de laboratorio, especialmente en algo tan personal como sus momentos de creación. Hay incluso una secuencia que demuestra el mal momento que vivían y que podemos ver en la cinta, entre George Harrison y Paul McCartney. Este último trata de guiar a Harrison sobre cómo tocar una canción y el guitarrista se desespera y le responde: “… tocaré lo que quieras que toque, o no tocaré nada si no quieres…”.

La presencia de Yoko Ono, la esposa de Lennon, es ya imponente. El Beatle no se separaba de ella y de hecho, en Let it Be hay una escena donde bailan juntos. Debido a las tensiones e incomodidad que les producían los Twickenham Film Studios, a media película los músicos decidieron regresarse a los estudios de Apple Corps, su casa productora. Vaya afortunada decisión, pues gracias a ello se dio uno de los momentos más mágicos en la música e historia de los Beatles, el famosísimo Rooftop Concert, el concierto en el techo del edificio de Apple.

¡Qué momento tan emocionante para los amantes de la banda! A los músicos se les ocurrió instalar sus instrumentos y sonido en el techo del edificio y dar un concierto a manera de ensayo, donde se escuchan, entre otras, canciones fundamentales de lo que sería el disco Let It Be, como Don’t Let Me Down y Get Back.

Se trata de un momento extraordinario que muy pocos pudieron gozar, sólo los cientos de paseantes y automovilistas que ese 20 de enero de 1969, cruzaron por aquella zona londinense o que fueron atraídos por la música del cuarteto, misma que aún ni siquiera se había dado a conocer.

Todo, hasta que la policía de la capital británica decide parar el concierto, en atención a las quejas por el ruido. Lennon, guitarra en Get Back, deja de tocar y la canción, acaba abruptamente. Afortunadamente era ya la segunda vez que la genial canción es interpretada en la cinta. Los miembros de la banda comienzan a retirarse y John Lennon despide la “tocada” diciendo, en tono de broma: “I’d like to say ‘thank you’ on behalf of the group and I’ll tell I hope we passed the audition” (“quiero dar las gracias a nombre del grupo y espero que hayamos aprobado la audición”).

Fue la última vez que Los Beatles tocaron en público, pues desde 1966, tras realizar su tercera gira por Estados Unidos, habían decidido dejar las presentaciones en público ya que sus eventos eran demasiado caóticos y no les permitían expresarse musicalmente.

Años después, Lennon aseguró que había momentos en los que la banda dejaba de tocar debido al caos y aun así las hordas de fanáticos seguían gritando y festejándolos. Aquel 1966 ya se habían cansado, pues, de ser un fenómeno y decidieron sólo dedicarse a hacer música; sus mejores materiales estarían por llegar, aunque la decisión fue muy lamentada por muchos que se quedaron con ganas de verlos en vivo.

Por eso es importante el “Rooftop Concert” y por eso Let It Be debe ser entendida como un tesoro en la cinematografía de Los Beatles. Hay muy buenos conciertos filmados de la banda, pero corresponden a etapas muy tempranas. La música más grandiosa de Los Beatles, la más madura, llegaría después, y una rica muestra de ello en vivo es la película Let it Be.

La mayoría de las películas se pueden conseguir en tiendas de videos o en Amazon. También algunas partes de ellas pueden disfrutarse en YouTube

El cine de Los Beatles es una extraordinaria ventana a la más grande banda del pop y el rock que haya existido. Y sólo por ese hecho, vale la pena repasarlo. Sirve pues para amar y disfrutar más a los Fab Four y su música.
Puede interesarte...

  COMENTARIOS
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba