icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

Beber de la belleza de Roma

Julio 20, 2020 / Redacción / MONTERREY Millones de turistas han fotografiado a través de los años, cuatro fuentes que se han quedado grabadas en la memoria del público
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Desde hace algunos días Italia ha recibido de nueva cuenta a los turistas que durante años, han convertido lugares como sus emblemáticas fuentes en referente cultural, y visita obligada para los visitantes; he aquí un recorrido por las historias y curiosidades de algunas de ellas. 

FONTANA DI TREVI

Es considerada una de los máximos exponentes y obra cumbre del barroco tardío. El diseño es de Nicola Salvi, completado por Giuseppe Pannini. Data de 1762. Con sus figuras mitológicas, las conchas y las rocas, tardó 30 años en ser finalizada. Si hay una imagen grabada en el imaginario colectivo ligada a esta fuente es la escena de La dolce vita, la película de Federico Fellini, en la que la actriz Anita Ekberg se bañaba en sus aguas con un vestido negro. 

FONTANA DEI QUATTRO FIUMI

Es una de las más admiradas de Roma. Su nombre significa “la fuente de los cuatro ríos” y en ella están representados, de una manera antropomórfica, el Nilo, el Río de la Plata, el Danubio y el Ganges, cada uno en uno de los cuatro continentes conocidos en el momento de su concepción. El responsable de esta fuente, es Gian Lorenzo Bernini, su construcción se completó en 1651. 

FONTANA DEL TRITONE

Fue encargada en 1625 por el papa Urbano VIII, que pertenecía a la influyente y noble estirpe de los Barberini. De hecho, las abejas que se encuentran en la base de la fuente es uno de los símbolos de la familia. Está construida en mármol travertino y, en su parte más alta, se ve a un tritón sobre una concha, haciendo sonar una caracola de la que sale el flujo de agua. 

FONTANA DEL FACCHINO

La Fontana del Facchino (del portero) tuvo otro protagonismo en la historia: es una de las estatuas parlantes de la ciudad. En ellas, los romanos dejaban notas en las que exponían ideas, criticaban al poder o se quejaban de asuntos sociales. Representa una figura masculina, con la cara prácticamente desfigurada que sostiene un barril de agua, del que sale un hilo constante de agua.

Comentarios imagen
OpenA