icon_busqueda
Monterrey, NL
Clima

La UANL estudia al oso negro, centinela de enfermedades

Junio 09, 2020 / Redacción / MONTERREY Además del oso, se pueden usar otras especies como centinelas, entre ellas, las zarigüeyas, el mapache y los coyotes, ya que ellos también pueden indicar la presencia de enfermedades
icon_facebook icon_twitter icon_linkedin

Monterrey.- ¿Te imaginas al oso negro ayudando a alertar de diversas enfermedades que pueden perjudicar la salud del ser humano?. Esto es posible gracias a las condiciones y cualidades biológicas de este animal del norte de México.

Debido a que en la cadena alimenticia se encuentra en el primer lugar y consume otras especies; sus largos desplazamientos en su hábitat; su larga vida; y su interacción con humanos, entre otras características, son algunas de las ventajas que ofrece esta especie de mamíferos para ser estudiada y conocer qué patógenos (agentes infecciosos) puede portar y que, dado el caso, pueden ser transmitidos al humano.

“En los últimos años, se han utilizado especies como una alerta temprana de problemas de salud pública, porque hay muchos patógenos en el ambiente, en los suelos y que incluso sus ciclos de vida involucran a varias especies u organismos, y uno de ellos es el oso”, explica el especialista de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Rogelio Carrera Treviño.

Incluso, además del oso, se pueden usar otras especies como centinelas, entre ellas, las zarigüeyas, el mapache y los coyotes, ya que ellos también pueden indicar la presencia de enfermedades. El oso negro es el carnívoro más grande de México y es la única especie del género. Los machos miden entre 1.4 y 2 metros de largo, mientras que las hembras son 20 por ciento más pequeñas. También es omnívoro y se alimenta de animales, plantas, insectos, entre otros.




Comentarios imagen
OpenA